Ago 262015
 

Norman Briski, a sus 77 años, fue padre de las gemelas Galatea y Fidelina.

En diálogo con “La boca del Lobo” de Guillermo Lobo por La Once Diez/ Radio de la Ciudad, Norman Briski reveló que ayer fue papá de las gemelas Fidelina y Galatea, nombres que sacó de una obra de teatro. Expresó que pesaron 1.500 gr cada una y que él se siente “conmovido y emocionado”.

Brinski dijo que la mamá todavía está internada, y que su vida a diario es “un ida a vuelta, todos los taxis están contentos conmigo”, ya que va a un sanatorio del centro, donde sus tres mujeres están internadas.

El actor, también padre de un hijo de 50 años y dos hijas de 27 y 25 años, comentó que obviamente se acuerda de cómo cambiar pañales, “lo hago con una sola mano”, aclaró.

También confirmó que “algunas” de sus ex mujeres ya visitaron a las nenas, y otras “como es prematuro” el acontecimiento, asistirán después. Confirmó que Nacha Guevara ya lo llamó.

Con respecto a su trabajo, el actor dijo que “todo sigue funcionando” con normalidad, ya que “no está estoy actuando en mis obras”.

A su vez, dijo que en este momento su desafío es “el de los taxis, de ir y volver al sanatorio”. Y manifestó que esta “acostumbrado a no dormir por las filmaciones, he aprendido a dormir entre 15 y 20 minutos”. Pero que sin “sin dudas” está feliz.

A alguien que está por empezar a actuar, Briski le recomienda que “trabajen en lo que puedan conseguir, porque nuestra profesión esta aristocratizada y la TV pareciera que es para algunos”. Pero a lo que el teatro tiene sus ventajas, ya que según el también profesor: “El teatro es para todos, actores somos todos, el asunto es expresarlo que uno siente y eso es deber de todos”.

En relación a lo anterior, agregó: “Actores somos todos, seria lindo que la sociedad argentina se exprese más, que actúe más” ya que hay que ser “actores de la sociedad”.

Y también dijo que “tenemos que actuar todos en la vida”, y además, que “los malos actores son los que simulan que actúan”. Y sumó que a los chicos que quieren ser actores, les recomienda: “Trabajen en lo que puedan, pero más que nada hagan lo que le gusta. Que tenga todo el entusiasmo puesto en lo que le gusta porque eso es lo que les va a dar de comer”.

Para finalizar, Briski expuso que en el país hay “una especie de boca y river”, y que “todo lo que sea binario me molesta”. Y también manifestó: “No somos entusiastas de lo que está pasando, y los que están jugando son los entusiastas por la interna, pero no los entusiasma lo que está pasando con la mayoría”.

“No se están fijando lo que pasa con la pobreza, hay amplias mayorías sin poder hacer lo que les gusta en un país tan accesible en alimento. Es una vergüenza que la argentina no tenga para comer”, concluyó el nuevamente padre.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.