Ago 312015
 
gym

courtesy by curlformers.com

Dale el cuidado que se merece…

Fuiste a la peluquería y tu cabello está más fabuloso que nunca, tanto que hiciste planes para salir en la noche… Hasta que recuerdas de tu cita con el gimnasio es un par de horas antes de tu salida.

Y estamos seguros de que has dejado de ejercitarte solo por no sudar y dañar tu melena, pero tenemos algunos trucos para que puedas entrenar sin perder tu pelo de comercial de acondicionador…

THE TREND > ¿Cómo saber si el pelo corto es para ti (¡en una simple medida!)?

Usa champú seco: 

Este producto ha ganado seguidores los últimos años y por una buena razón: cuando no tienes ganas de lavar tu cabello pero sabes que deberías hacerlo, un par de rociadas del champú puede deshacerse de la grasa de tu pelo y devolverle frescura. 

Ata tu pelo de la manera correcta:

Aunque tu opción más rápida para ir al gimnasio es una cola de caballo, te sugerimos que no lo hagas.  Terminarás con el pelo totalmente marcado, y si sudas aún más.  Lo mejor es que te hagas este peinado: voltea tu cabeza y divide el cabello en dos secciones, con una raya en el medio . Gira las secciones alrededor de la otra, y hazlo un moño en la parte superior de la cabeza. Aseguralo con horquillas.  El estilo debe ser suelto con mucho volumen alrededor de su cara, para permitir que el sudor se evapore a través del pelo.

Usa una bandana:

Llevar una cinta-sudadera en tu cabeza mientras haces ejercicios, puede hacer maravillas por tu cabello.  Es inevitable que tu cara, tu frente y tu cuero cabelludo suden, pero la idea es apartar lo más posible esa humedad de tu pelo.

La diadema absorberá el sudor de tu frente y la parte posterior del cuello (los dos puntos que generalmente sudan más) antes de que tu cabello se empape.

¡Arriba las manos!:

Todos somos culpables de torcer y tocar todo el tiempo nuestro cabello, es más, muchas veces ni te das cuenta de que lo estás haciendo. Si bien parece que esto ayudará a mantener su secado, pasar tu mano por tu pelo demasiadas veces es contraproducente. Cuanto más te tocas el pelo, se vuelve más grasiento. No sólo está propagando los aceites de tu cuero cabelludo por el resto de tu cabello, además le estás transfiriendo la suciedad y la humedad de tus manos.  Imagina si además de esto… ¡estás sudando!

Sécate el cuero cabelludo:

Después de entrenar, absorbe la mayor cantidad posible de sudor con una toalla. Si has seguido todos los pasos previos a este, podrás revivir tu secado de peluquería si pasas un secador por tu cabello.  Voltea la cabeza y pon tu secador (puede ser uno viajero para que entre en tu mochila), y ajústalo a “cool”  para secar el cuero cabelludo (el aire caliente ta hará sudar más).  A continuación, agrega el champú más seco si es necesario.  

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.