Mar 092016
 

A las 19 en punto del domingo, la Usina del Arte, fue el escenario escogido por Moris para reencontrarse con su público en Buenos Aires, a más de un año de su última presentación.

Con un auditorio colmado, y acompañado por una formación clásica para el rock (la banda que lo acompañó se conformaba con guitarra, bajo, piano y batería),  el músico demostró que sus cuerdas vocales están intactas.

No faltaron sus clásico, como “De nada sirve”, “El oso”, “Ayer nomás” (canción que compuso en 1967 y que fue popularizado por Los Gatos), “Pato trabaja en una carnicería”, “Zapatos de gamuza azul”, y “Sábado a la noche”, entre otros.

Exilio y retorno al país. En 1975, con la escasa continuidad laboral, sumada a la situación política y social de la Argentina, se instaló en España. Allí, obtuvo un éxito tal, que en la actualidad, se lo considera un artista de culto.

Con algunas presentaciones esporádicas que lo traían al país, finalmente en los ’90 decide quedarse en Argentina donde edita una serie de discos, uno de ellos, (Familia Canción) en compañía de su hijo Antonio Birabent.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.