Mar 172016
 

Se separó María Eugenia Vidal (42). La noticia, divulgada durante las primeras horas de lunes 14, impactó. “Con Ramiro (Tagliaferro) hemos decidido separarnos. Hemos pasado juntos muchos años y hemos tomado la decisión en conjunto. Seguimos teniendo una muy buena relación, tenemos un vínculo de muchos años, y además nuestra prioridad, como debe ser, es cuidar a nuestro hijos, para que se sientan protegidos y acompañados en este proceso que todos como familia vamos a atravesar”, confirmó horas más tarde la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, en una actitud que sorprendió al ámbito político.

Respecto a si su elección como gobernadora incidió en su matrimonio, la mandataria afirmó: “No voy a ampliar más detalles. Es todo lo que tengo para decir, es una decisión que tomamos los dos juntos y que como familia vamos a atravesar juntos, pero quiero proteger no sólo mi intimidad sino la de Ramiro también y la de mis tres hijos, a quienes quiero proteger en todo este proceso”.

Aunque la familia planeaba mudarse a una residencia más segura, en el Barrio Aeronáutico de Morón, pegada a la Base Militar, ahora los planes cambiaron. En principio, su ex e intendente de Morón seguirá viviendo en la casa de Castelar que compartían hasta ahora, mientras que ella se mudaría al Barrio Aeronáutico. Debido a la intensa agenda de la gobernadora y a que su base operativa está en La Plata, es probable que Vidal empiece a usar con más frecuencia el helicóptero de la gobernación, para pasar la mayor cantidad de tiempo posible con sus hijos, Camila (15), María José (13) y Pedro (8), durante el complejo proceso pos separación. Serán de vital importancia el apoyo de las abuelas de los chicos, Norma y Cristina, como también la de sus empleadas domésticas, Rosa y Mirta, que están a su lado desde el nacimiento de sus hijos y son parte de la familia.

María Eugenia conoció a Tagliaferro, actual intendente de Morón, hace más de 20 años, cuando estudiaron juntos en la Universidad Católica Argentina. Lo que nació como una amistad en 1996 se convirtió en un noviazgo. Dos años más tarde se casaron.

Las campañas políticas de ambos en la búsqueda de sus actuales cargos electivos lejos de unirlos, los distanció. Ni siquiera la alegría del triunfo logró apaciguar la crisis, que se profundizó frente a las interminables jornadas que la gobernadora tuvo que afrontar en sus primeros tiempos de gestión.

Acaso con la misma coherencia con la que Vidal se comprometió a atender los conflictos bonaerenses más urgentes, es que decidió encarar su crisis matrimonial: de frente, sin temor al que dirán, porque según ella, la verdad es su más fiel consejera. “Me siento una persona muy honesta. No soy un personaje. Soy muy, muy, comprometida y apasionada por lo que hago, con mis defectos y virtudes. Por eso en política no te sirve construir un personaje porque la gente se da cuenta. Toda mi vida pública y privada se pueden exponer sin temor: lo que tengo, cómo está compuesta mi familia, de dónde vengo, cuál ha sido mi historia. No tengo nada que esconder”, le dijo a CARAS durante la campaña.

Para una mujer que ha repetido incansablemente que “el ancla afectiva es su sostén”, es un momento delicado. En ese sentido, el tiempo juega un rol determinante: “Siempre está la pregunta de mi familia de por qué paso tantas horas fuera de mi casa, y hemos hablado mucho de las razones. En parte, lo hago porque quiero que ellos tengan un país mejor que el que me tocó a mí; que la Argentina del futuro sea más próspera”.

The post Vidal y Tagliaferro tras 20 años de amor appeared first on Caras.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.