Mar 302016
 

¿Solés estar motivado o sos de deprimirte con facilidad? Todos podemos deprimirnos de vez en cuando pero tu motivación interna dependerá de la rapidez con la que te levantes cada vez que caigas emocionalmente.

Si tenés sueños, metas y objetivos por alcanzar, tendrás que cuidar tu pasión y motivarte a diario. Hoy día somos testigos de muchas personas que carecen de sueños y, si los tienen, están desanimadas, cansadas, aburridas, todo les da igual y no sienten el deseo de accionar para verlos convertirse en realidad. Nada es tan destructivo como el desánimo y puede llegar incluso a afectar la salud a nivel físico.

Estar motivado es esperar que ocurra algo bueno, aún en medio de circunstancias adversas y obstáculos en el camino. El desánimo nos limita; la motivación nos expande. Por eso, es fundamental que aprendas a automotivarte y no esperes el permiso externo, o la autorización, para hacer aquello que realmente querés hacer.

Veamos algunas características de una persona motivada:

• La crisis no logra detenerla porque tiene la seguridad de que, tarde o temprano, llegará a la meta.
• Cree en su sueño contra todo pronóstico negativo.
• Se levanta y sigue adelante cada vez que, por alguna razón, se cae.
• Tiene un empuje y una fuerza admirables.
• Tiene la capacidad de esperar.
• Tiene una alegría desbordante.
• Es valiente.

Hay gente que no puede activar la capacidad de motivarse a sí misma (que todos llevamos adentro) porque vive esperando que alguien más la anime a iniciar la acción. Entonces, cuando la motivación externa no llega, se siente frustrada, se resigna a aceptar lo que le ha tocado vivir y da explicaciones del tipo: “No era el momento para mí”; “quién sabe de qué me salvé…”.

En cambio, la persona motivada internamente puede motivar y levantar a quien está a su lado. Se convierte en una fuente de inspiración y validación para los demás. ¿De qué manera práctica podemos motivar a alguien?

• Resaltando lo positivo en esa persona. Enfocate siempre en todo lo bueno que hay en otros, en su puntos fuertes y en sus logros.
• Prestando el oído para escucharlo. Interesate en el otro. Ser escuchado con atención e intensidad hace que uno se sienta especial, respetado y valorado.
• Desafiándolo a ir por todo.
• Corrigiéndolo con amor. ¿Te gusta ser corregido? Seguramente no, a nadie le agrada. Pero sabé que la corrección libera tu potencial.

Reemplazá la motivación externa por motivación interna y esta última será una brújula que te guiará siempre al mejor lugar. Te permitirá sintonizar con tu propósito en la vida y, si todavía no lo has hecho, comenzarás a moverte en la dirección correcta para alcanzarlo. Te mantendrá alejado de la opinión ajena y de la queja. Tal vez en algún momento el desánimo aparecerá pero tu fortaleza interior lo superará y seguirás avanzando hasta alcanzar la línea de llegada. Nada te moverá de tu objetivo.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.