Jun 122016
 
Man With Gay Flag Photo


Terror y consternación…

La ciudad de Orlando se levantó este domingo conmocionada por la matanza en un club nocturno muy popular entre la comunidad gay, que ha dejado 50 muertos y 53 heridos, según la Policía de Orlando.

El asaltante —identificado por varios medios como Omar Mateen, estadounidense de 29 años, aunque todavía no hay una confirmación oficial— ha irrumpido en la madrugada de este domingo en un club nocturno en el que disparó de forma indiscriminada contra los asistentes, y tomó rehenes hasta que la policía lo mató horas después. El ataque está siendo investigado como un acto de terrorismo. “Tenemos indicios de que este individuo puede tener inclinación hacia el terrorismo islamista, pero no lo podemos decir de forma concluyente”, aseguró el agente del FBI Ron Harper, que insistió en que se está investigando desde todos los ángulos.

El suceso ocurrió en el local Pulse, un conocido club gay de la ciudad, donde se ha declarado el estado de emergencia. Con los primeros disparos, el club publicó un mensaje de alerta en su perfil de Facebook: “Que todo el mundo salga de Pulse y corra”. El homicida murió en un enfrentamiento con la policía, que ha detonado dos cargas explosivas como maniobra de distracción. Sobre el atacante, solo se ha precisado oficialmente que “no era de la zona” y estaba armado con un fusil de asalto y con un “artefacto” del que no han dado más detalles. Según los investigadores, que han participado en una conferencia de prensa, el sospechoso tomó como rehenes a parte de los clientes del local y se enfrentó a tiros con nueve policías. La Policía de Orlando ha hecho varios llamados a los testigos para que se acerquen a la comisaría local y a cualquiera que pueda aportar pistas para que se ponga en contacto con el FBI.”Este crimen tendrá un grave efecto en la comunidad”, lamentó el alcalde, Buddy Dyer.

Mir Seddique, padre de Omar Mateen, afirmó en declaraciones a NBC que no cree que el ataque protagonizado por su hijo se deba a motivos religiosos. Ha apuntado a la homofobia. “No tiene nada que ver con la religión”, subrayó el progrenitor, que indicó que su hijo se molestó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

El autor de los disparos irrumpió en el local en torno a las dos de la madrugada de este domingo provocando una situación de caos e incertidumbre que se prolongó durante horas. La policía pidió apoyo a cuerpos locales, estatales y federales. En torno a las cinco de la madrugada se escuchó una explosión. La Policía de Orlando ha precisado a través de su cuenta de Twitter que se trataba de una “detonación controlada” por ellos. Hasta el lugar se ha desplazado un negociador y se ha dispuesto un fuerte dispositivo de seguridad, con ambulancias y patrullas de policía. Según testigos presenciales, parte de los heridos han sido distribuidos por los hospitales de la zona en función de su gravedad. 42 de ellos han sido trasladados al Centro Médico Regional de Orlando.

Ricardo, uno de los clientes que se encontraba en el interior del local, explicó que el local estaba muy lleno cuando escucharon los disparos, y que entonces se tiraron al suelo. En una pausa de la ráfaga de tiros, se levantaron y salieron corriendo por la parte de atrás. “Pensaba que era parte de la música hasta que vi el fuego de su pistola”, ha añadido Rosie Feba, que también logró escapar.

El tiroteo acaparó las redes sociales pocos minutos después de producirse. Anthony Torres, que ha difundido vídeos de los primeros momentos a través de las redes sociales, escuchó las detonaciones cuando salía del local. “Todo el mundo estaba corriendo y gritando”, declaró Daily News.

Vía: El País.

Video of shooting outside of a gay club in #Orlando pic.twitter.com/vVcsDORiHO

— Eliel Cruz (@elielcruz) 12 de junio de 2016


NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.