Nov 282016
 
Angelica Rivera

Facebook


La actriz no está disfrutando sus últimos años en el cargo.

La fama que le otorgó La Dueña y Gaviota, entre otras tantas telenovelas, no se compara al giro que experimentó Angélica Rivera tras convertirse en Primera Dama de México, cuando su esposo, Enrique Peña Nieto, fue proclamado como presidente de ese país.

El título e ha otorgado a Rivera de dirigir importantes causas dirigidas hacia la infancia y la mujer, pero también el peso de estar constantemente en el ojo del huracán por sus acciones.

E! NEWS > Angélica Rivera visitó el estudio de Downtown Abbey (+ Foto)

¿Cuál es el verdadero rostro de Angélica Rivera?

Esa es la pregunta que plantean en la revista Vanity Fair en su edición mexicana, cuyo número decembrino está protagonizado por la Primera Dama. En el texto escrito por Sabina Berman, detallan como allegados de la también actriz indican que además de haberle dado un vuelco a su vida, ella misma dejó de ser la de antes.

La esposa de EPN está viviendo en carne viva la pérdida de popularidad del gobierno, hecho que la afecta directamente. 

FOTOS > Angélica Rivera celebra con Oscar De La Renta.

El día de la Independencia de México, la salida de la familia presidencial al balcón estuvo marcada por un rotundo silencio por parte del público. Más recientemente, Angélica asistió a un concierto ofrecido por su amiga Ana Gabriel, y cuando se levantó a saludar simpáticamente solo recibió silvidos y abucheos.

“Nunca la oí hablar de política”, cuenta a Vanity Fair la actriz Patricia Reyes Spíndola, amiga de Angélica Rivera. “Da la impresión de que Angélica Rivera no está contenta en su papel”, agregó

Citan además en la publicación una llamativa anécdota: “Un día en el camper de maquillaje, la maquillista, que además de delinear cejas era vidente, le leyó las cartas y le auguró que se casaría con un hombre muy poderoso por el que dejaría la actuación. ‘Angélica se rió, no creyó nada, y se fue a actuar la siguiente escena’”. 

FOTOS > Angélica Rivera hace historia en la portada de Marie Claire.


NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.