“Te amo demasiado para dejarte ir… Te llevaré conmigo”, responde el carismático conductor y huye a su auto donde la magia comienza.