Abr 092017
 
Scooby doo

Warner bros


Fracasaron llevándolos a carne y hueso.

La actual ola de versiones live-action nos ha dado la oportunidad de obtener un nueva visión de exitosas historias que conocíamos de manera animada.

Muchos están fascinados con lo que lograron con La Bella y La Bestia, otros aplauden algunos cambios como en Maléfica, pero en lo que en la gran mayoría coincide es en que las siguientes 10 cintas son un claro ejemplo de que a veces es mejor dejar las cosas como están…

8. Popeye: Antes de que Robin Williams fuera “ROBIN WILLIAMS” participó en esta cinta de 1980, que posiblemente nadie haya resistido de verla hasta el final. Una comedia familiar musical basada en el dibujo animado en donde incluyen a un gran pulpo golpeando por alrededor de 20 minutos.

AMAMOS LAS PELIS > 5 candidatas para ser Mulán en la versión live-action que prepara Disney (+ Fotos)

7. El Oso Yogi: Otro ejemplo de que no todas las adaptaciones de viejos dibujos animados funcionan, u otro ejemplo de que los ejecutivos parecen empeñarse en destruir infancias. En la cinta de 2010, ni Justin Timberlake como Bubu pudo salvar el aburrimiento y horrible versión computarizada de los osos.

En una historia tan genérica, tan inútil, que 80 minutos más tarde, cuando te despiertes en tu silla del cine lo único que querrás es tratar de guardar los mejores recuerdos que tenías de la serie.

6. Scooby-Doo: Si nos habrían preguntado si teníamos la necesidad de ver un Scooby-Doo en versión real (aunque generado digitalmente) habríamos lanzado un rotundo “¡NO!”

¿Por dónde empezamos?, a pesar de contar en el elenco con Sarah Michelle Gellar y Freddie Prinze Jr., las personificaciones de la pandilla se hacen hasta intolerables con una ingenuidad y/o superficialidad que convierten el trabajo en una parodia de la recordada serie de TV. Daphne no es tan coqueta, Fred no se acerca al guapetón soñado, Vilma no es tan nerd y Shaggy… ¡odiamos este Shaggy!

AMAMOS LAS PELIS > 12 películas de Disney que próximamente trendrán versión live action

5. Garfield: Los episodios de Garfield pueden ser vistos cientos de veces y no aburrir. No podemos decir los mismo de sus películas, siendo la primera estrenada en 2004.

Apelamos a la crítica del portal Sesacine: “Alejada del comic de manera diametral, cogiendo tan solo al personaje en su forma física y haciendo la peor película posible a partir de un personaje que, evidentemente, daba para mucho más que para hacer una película sobre un muñeco de peluche humanizado haciendo el idiota. Para eso, cualquier otra forma animada habría valido, no era necesario difundir cinematográficamente a un Garfield totalmente alejado de su naturaleza original. Una pérdida absoluta de tiempo.

Ouch!

4. Los Picapiedra en Viva Rock Vegas!: Luego de que consideraremos la película de 1994 como de las mejores versiones live-action que hemos visto, la vara estaba bastante alta para su precuela del 2000, y lamentablemente no lograron alcanzar y mucho menos superar a la primera.

Empecemos porque no existirán unos mejores Pedro y Pablo que John Goodman y Rick Moranis. Luego, está el hecho de que la cinta es aburrida y se ve barata.

AMAMOS LAS PELIS > 10 increíblemente realísticas versiones cinematográficas de caricaturas (+ Fotos)

3. Meteoro: Cualquiera podría pensar que para la cinta de 2008 las hermanas Wachowski tenían todo para triunfar: un héroe a bordo de un rápido auto con gran popularidad desde los años 80s. Pues no.

Muchos críticos consideraron un error de planteamiento de hacer un film dirigido a los niños que dura dos horas y diez minutos, pero el denominador común de los comentarios gira en torno a la endeblez del guion y a la agresividad de sus saturadas imágenes.

2. Jem and the Holograms: Aún recordamos lo mucho que gritamos cuando nos enteramos de que en el 2015 estrenarían una versión live-action del popular dibujo animado de los 80s. Tampoco, podemos olvidar la gran decepción que nos causó cuando finalmente la vimos.

El drama de ciencia ficción de alta tecnología se traduce en un faux-musical de bajo presupuesto, con hologramas proporcionados por un robot barato que carece de todos los rasgos de la original, tratando ridículamente de actualizar el material para el público moderno.

¡La estropearon para siempre!

1. DragonBall Evolution: Dragonball es un dibujo tan estilizado que convertirlo en live action es muy peligroso, por no decir que casi un fracaso seguro. Lo segundo se comprobó en 2009 con esta cinta.

Empecemos porque el director de casting despertó un día pensando que Goku es occidental.


NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.