May 112017
 

Por siglos, las manos han sido una auténtica (¡y justificada!) obsesión del universo femenino. En el siglo XIX, y con la intensión de mantenerlas blancas por más tiempo, las mujeres usaban preparados a base de limón y sales, entre otras mil y una estrategias de belleza.

Pero a diferencia de la vida actual, en aquellas épocas todavía los guantes eran un accesorio de moda de rigor y la palidez era un símbolo de distensión.

Hoy, en cambio, las manos reciben más radiación solar (de peor calidad), hacen muchas màs actividades que en el pasado, y estàn en contacto con factores de agresión química y física que alteran o destruyen la película protectora de la epidermis, por ende, también sufren un deterioro más acelerado.

Cuidado y protección

Resequedad, descamación, grietas e irritación, son algunas de los signos que se hacen presentes y alteran la salud de nuestras manos. Venas y algunas otras marcas alteran el tono homogéneo y la tersura de la piel.

Se den usar productos emolientes con activos reparadores como el ácido linoleido, Gsma- linolénido, aceite de oliva y aceite de germen de trigo en vehículos emolientes que reparan, regeneran y protegen la peil y también renovadores celulares para mejorar el aspecto rugoso y deshimandélico o láctico.

Es recomendable usar guantes de latex cuando se usan productos de limpieza hogareña que son agresivos para la piel y un jabón de glicerina en caso de realizar actividades que requieren un lavado de manos muy frecuente.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.