Jun 122017
 

Con 86 años de edad y más de 50 de trayectoria como bailarín de Tango, Juan Carlos Copes vive al día. Según explicó en un exteso comunicado, su salud “es muy precaria y día a día tengo una batalla con la vida”.

“La verdad es que tengo muchas dificultades para caminar. Estoy muy desmejorado y no tengo ganas de nada. Estoy enfermo, con una jubilación de diez mil pesos y un juicio a Tango Porteño (Metro S.A), de Diego Masser y Víctor Blanco (presidente de Racing)”.

“Desde el momento que me enfermé, los primeros días de agosto de 2015, nunca más me pagaron mis haberes, usando mi imagen y mi nombre en la puerta y en la marquesina durante diez meses (…) Han pasado 2 años y seguimos igual, ahora con un juicio. Yo trabajé 6 años en ‘Tango Porteño’ y ellos no me lo quieren reconocer”.

En la carta, también se dirige directamente a Blanco, a quien responsabiliza en gran medida por su situación: “Señor Victor Blanco usted que ocupa un cargo público, ya que es presidente de Racing y está en la AFA, que lo vi sentado en la mesa de Mirtha Legrand diciendo que era el dueño de ‘Tango Porteño’, pague lo que debe. Si me hacen esto a mí que soy un mito del tango danza, qué les espera a los demás…”.

Y remató: “Yo tal vez no vea el final del Juicio pero mi mujer lo va a seguir hasta las últimas consecuencias (…) vivo de una jubilación miserable, muchos títulos en las paredes de mi casa pero que no me dan de comer ni pagan los remedios”.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.