Jun 142017
 

“A mí no me da pena cuando le pasa a otro y por eso, no busco compasión. Estas cosas pasan. No pedí cautelar ni la voy a pedir porque trabajo dando información y no le voy a prohibir a los demás que lo hagan”, declaró ni bien comenzó la nota.

Contrario a lo que todos dicen, que no es la primera vez que Latorre le es infiel, Yanina se mostró muy honesta: “Nunca en la vida me pasó una cosa así. Jamás me enteré de un probelma así”.

Y luego continuó con un descargo en el que no faltaron lágrimas y momentos de mucha angustia. Aquí, las declaraciones más impactantes.

– “Me enteré el domingo a las 8 de la noche, me lo contaste vos Ángel. Cuando uno tiene hijos, no es lo mismo. Tenés que mantener la calma. Yo estaba blanca, me recorría un frío el cuerpo. Pero entraron los chicos y tuve que cambiar. Hice la comida, les di de comer a los chicos y nadie sabía nada de nada. Después le pasé el teléfono a Diego, que se puso blanco y empezó a ir y venir”.

– “Él quería hablar. Le dije que mantuviera la cabeza fría, que llamara a sus abogados y solucionara su vida pero no quería nada. Ahí salí a manejar para calmarme”.

– “No hablé con él. Estoy muy enojada y no quiero gritar ni decir nada desubicado. En casa están los chicos y no es fácil. Los chicos no se enteraron de nada, no percibieron nada. El lunes no iban al colegio porque hubo un brote de gripe A… me vieron mal en el programa”.

Sobre su relación con Latorre:

– “Seguimos viviendo en la misma casa pero no dormimos juntos. Tampoco lo intentó. Ayer vino a preguntarme quién me mandó las flores, porque es celoso. A mí me hizo gracias pero no le respondí”.

– “Lo quise y lo amé desde el primer día. Lo acompañé toda la vida, no por mantenida sino por amor”.

– “Él es muy miedoso, por eso no entiendo nada de esto. Sin justificarlo, creo que es muy infantil todo lo que hizo”.

– “Mis suegros no me quisieron nunca porque sucede como en todos los casos, ven en el futbolista a la gallina de los huevos de oro y lo abandonaron porque no respetaron que hiciera su vida”.

– “Yo soy la fuerte de la pareja. Los padres siempre fueron un conflicto, se ocuparon de aislarlo, que estuviera solo. Lo cuido y lo protejo pero esta vez no. Me cansé”.

– “No me duele la infidelidad. Siempre dije que un polvo se perdona pero no perdono la estupidez, la imbecilidad y la falta de inteligencia. Hace 23 años que estoy casada y Diego es todo: mi amigo, mi marido, mi pareja, el padre de mis hijos, mi todo.

– “Nunca nos vendimos como la familia Ingalls. Somos una pareja con crisis, con peleas, con todo. Siempre lo dije”.

De la infidelidad en general:

– “La parte carnal no me afecta, la infidelidad no es el problema en este caso. Perdí la admiración que tenía hacia él”.

– “Vi poco y no quiero ver nada más. Me entero por trascendidos pero nada más porque me tiembla el cuerpo. No me sirve que me manden fotos ni nada, y soy la única que da la cara”.

– “A mi mamá le pasó algo parecido, en realidad peor. Siento que estoy repitiendo la historia. No quiero que me tengan lástima”, dijo ahogada en lágrimas.

Sobre los hijos

– “Nunca le voy a perdonar a Diego el dolor de mis hijos”.

– “No es un día fácil para ellos… los vi llorar. Pero las palabras de mi hija me marcaron, me demostraron lo madura que es. La clase de mujer que formé, porque así fue”.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.