Jun 192017
 

Pronto.com.ar estaba presente en el momento en que Andrea se retiraba del escenario en medio de una crisis de llanto. Si bien eran lágrimas de emoción pura, la actriz llegó al límite y terminó en el piso.

Temblando y aún emocionada, pedía por su papá mientras la ayudaban a ponerse de pie. Una de las maquilladoras de Mariana Fabbiani la asistió mientras el personal del Hilton le entregaba un vaso de agua en mano. “No lo puedo creer, quedé como una tonta, ¿no?’, les preguntaba a todos en referencia a las palabras que había dicho sobre el escenario… pero todos le aseguraron que había estado divina.

A los pocos minutos, ya mucho más tranquila, bajó a la sala de Prensa para posar con su estatuilla. 

NOTA COMPLETA