Jun 212017
 

Después de que estallara en los medios la noticia de que habían detenido a Jorge Castillo, dueño de La Salada, en medio de un operativo policial que habría incluído tiros por parte del detenido y su familia, Paola Luengo salió a dar su versión de los hechos.

La esposa de Castillo habló en exclusiva para Radio La Salada y desmintió no sólo el alegato de ‘asociación ilícita’ sino también las versiones que aseguraban que se habían defendido a tiros del ingreso de la policía a su hogar. «Escuchamos como una explosión, abrimos la puerta, bajamos y nos pusimos a disposición de ellos. Jorge no se resistió a los tiros, es todo mentira. Si hubo un herido fue por culpa de ellos, por la forma en la que procedieron. ¿Cómo van a entrar así a la madrugada? No somos ladrones ni delincuentes, tenemos todo en limpio», aseguró«Mi marido no es un delincuente, es un hombre trabajador. No estamos en cosas raras, turbias, como para pensar que venía un allanamiento. Pensábamos que nos venían a robar», explicó luego.

Entre otras cosas, se mostró indignada por la detención. «Me indigna, me dio tristeza, todo es mentira. Es una paparruchada, circo, como ellos hacen todo. No pueden comprobar nada y entonces tiran bombas de humo para no mostrar lo imbéciles que son».

Sobre las armas que se hallaron en su hogar, aseguró que son todas legales. «Están todas registradas a su nombre y de la empresa. Todas tienen sus credenciales y no hay armas de guerra. Es todo legal y el es su legítimo usuario».

Sobre las denuncias de la vinculación con los barra bravas que ‘manejaban’ la zona, desmintió que su esposo tuviera vínculos con ellos. «Jorge ha denunciado todo el tiempo lo de los barras. La Justicia nunca actuó. Siempre fueron después, cuando ya había muertos o heridos».

«Jorge es una persona honrada y trabajadora. Podría tener cosas afuera pero él apuesta por el país. No es un delincuente que vive para delinquir. Él ama el trabajo y a su país», continuó.

Por último, aunque no dio nombres, dejó en claro sus sospechas sobre por qué detuvieron a su esposo. «Pienso, intuyo, pero no se si es el momento de decirlo. Obviamente hay algo detrás, está todo armado, hecho con saña. Cuando lo podamos decir y tengamos las pruebas correspondientes, los abogados lo demostrarán».

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.