Jun 272017
 
Fitness


Que nada intimide esas ganas de ponerte en forma. 

Ir al gimnasio puede ser intimidante. Pero no dejes que los nervios o la confianza en ti misma afecten esos ánimos de ser más activo. Hoy te damos 5 consejos para que dejes la inseguridad a un lado y no pierdas una clase más: 

THE TREND > 5 increíbles ejercicios para levantar el trasero 

Enfócate en ti:

Si siempre que tienes que ir al gimnasio te imaginas todas las personas que estarán ahí, te volverás un manojo de nervios. Piensa mejor en ti y no en ellos porque tú vas estás para lograr esos objetivos personales. Cuando vayas a iniciar tu rutina, ponte unos audífonos y escucha tu música favorita. Enfócate en completar tu hora de ejercicios.

¿Te sientes incómodo? ¡Mejor! 

Necesitas sentirte cómodo con estar incómodo. ¿Qué quiere decir esto? Que este viaje requiere cambio, crecimiento y que pruebes cosas que nunca has hecho antes en las cuales posiblemente no seas la persona más ágil. 

Experimentar esas dificultades físicas al ejercitarte pueden tentarte a renunciar, pero una vez que logras hacerlo bien, te sentirás fantásticamente bien. Lo más seguro es que lo sigas intentando, disfrutando del cómo te vuelves más fuerte mental y físicamente conquistando un nuevo terreno.

gym

courtesy by Peathegee Inc/Getty Images


Concéntrate en la meta final 

Unos días te puedes sentir más confiado que otros, y es normal. Si estás pasando por un mal día y te sientes intimidado por los ejercicios o por la gente que te rodea, trata de concentrar tus energías en tu objetivo final. No dejes que nadie se interponga en tu camino, eso te incluye a ti mismo. 

Si estás nervioso, ansioso, o menos seguro de lo costumbre, piensa si este momento que estás viviendo tendrá importancia en el futuro. Probablemente la respuesta sea negativa, y aunque no es fácil, hacerlo te ayudará a ser más consciente sobre qué cosas realmente pueden ser o no una barrera en tu meta. 

Vístete con la ropa indicada 

Aunque no lo creas, un buen outfit de gimnasio sí te empuja a trabajar mejor en tu rutina. Un buen top deportivo, por ejemplo, te hará sentir más cómodo al levantar pesas y hacer otros movimientos que requieran el trabajo de la zona superior de tu cuerpo. 

Y seamos honestos, cuando te vistes con ropa de gimnasio en la que te ves bien, ¡te sientes genial! 

THE TREND > ¡Zoe Saldana revela por qué no hace dietas! 

Por último, deberías asociarte con un amigo 

Es más fácil sentirte motivado y hacer tu rutina si tienes apoyo moral que vaya de la mano contigo. Entrenar con amigos es inspirador, y te empuja a alcanzar metas individuales y grupales. Además, nunca te sentirás solo. Siempre tendrás con quien hablar mientras levantas ese peso muerto.


NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.