Jun 282017
 

¿En qué consiste? Creemos que pasan el día comiendo pasta, pizza, tomando vino y de postre un gelatto pero tienen uno de los índices más bajos de sobrepeso en Europa.

 

Compiten con las parisinas en estilo y figura. Pero de acuerdo con estadísticas que miden la obesidad y sobrepeso en Europa, las mujeres italianas tienen aún menor índice de obesidad y sobrepeso que las francesas. ¿Cómo es posible?

Hay algunas claves en su cotidianidad que pueden develar el secreto haciendo que nos acerquemos más a conseguir su tan bien ponderada silueta.

 

  1. El disfrute
    En Italia, comer es un momento de reunión con los seres queridos – no se trata simplemente de alimentarse y seguir con la rutina. Entonces, dar una passeggiata antes o después de sentarse a comer se vuelve parte del encuentro. Así como masticar saboreando cada bocado o tomar ligeras pausas para conversar. Comer sin prisa, da más tiempo al cerebro de dar la orden de saciedad.Al momento de comer en casa, cocinar con amor es lo principal (como decía Sophia Loren). Porque comer bien acompañado un plato delicioso hecho con cariño convierte el acto en una ceremonia que ubica primero al corazón contento, después la panza llena.

  2. Dieta Mediterránea
    A diferencia de lo que pensamos, las pastas y pizza vienen siempre acompañados de vegetales, tomates, aceite de oliva. En realidad, la dieta mediterránea es mundialmente conocida por sus beneficios. Ellos consumen poca carne roja, bastante pescado, carbohidratos en su justa medida y muchas verduras frescas.

  3. La moderación
    “Come menos de lo que crees que quieres. Come con la inteligencia, no con el estómago”, decía Coco Chanel. Todo, en su justa medida, es saludable. Las italianas paran de comer cuando se sienten satisfechas. Y dejando lugar para el postre, es posible que tomen una pequeña porción de helado pero suelen optar por las frutas.

  4. No hacen dieta
    “Una de las razones de que los índices de obesidad sean tan elevados en Occidente es que nos hemos acostumbrado a comer lo que queramos, cuando queramos”, afirman en Times. Los italianos no hacen dieta, iría contra sus principios de la dolce vita. Pero sí respetan las tres comidas diarias y comen en porciones reducidas.

  5. Tienen vidas activas.
    Se dice que los italianos no hacen demasiado ejercicio. Sin embargo, caminan mucho más de lo que se transportan en vehículos. La OMS recomienda al menos 30 minutos de actividad física moderada cinco veces por semana. No hace falta pasar por el gimnasio, pero quedarse en casa todo el día no logrará acercarte al sueño italiano.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.