Jul 102017
 

Entre tanto allure-charme-street-style, a veces terminamos pasando por alto las verdaderas joyas que dan motivo al evento cumbre del año fashion. En éste resumen, vas a encontrar un mapa de las tendencias del invierno próximo creadas por los mejores couturiers contemporáneos.

DIOR

Maria Grazia Chiuri montó elefantes de madera y pastura selvática para enmarcar una colección inspirada en los viajes de Christian Dior como tributo por el 70º aniversario. Lo más destacado: bordados con cartas de tarot (pasatiempo predilecto del fundador), géneros translucidos, la alusión a Amelia Earhart.



ATELIER VERSACE

Si esta colección fuera una película, estaría protagonizada por Russell Crowe o Joaquin Phoenix. Gladiadoras cubiertas de oro, guerreras bañadas en flores y emperatrices envueltas en túnicas adhesivas, desfilaron en exclusiva para los clientes de la firma. “Atelier Versace exhibe poder, fragilidad, y esa fuerza interior que surge de la combinación de ambos”, sentenció Donatella.

¿Por qué el abuso de la silueta entallada? Porque se acerca a las preferencias de las celebridades en alfombras rojas. Después de todo, la mejor vidriera de la firma desde hace unos años son las estrellas pop.



GIAMBATTISTA BALLI

La intención de Balli era convertir a sus modelos en ninfas de pequeños jardines. Entonces, entre zapatillas de ballet y tules rosados, afloraron vestidos cortos plagados de pétalos que parecían olerse hasta la tercera fila. Como contrapunto, los tacones negros y labios rojos pronunciaban la sensualidad -algo perversa- de las musas griegas.



CHANEL

Todo comenzó con la entrega de la Médaille Grand Vermeil a Lagerfeld frente a la Torre Eiffel más fotografiada de la semana. El desfile mostró una sastrería impecable con la propuesta de una nueva silueta de hombros inflados. Los accesorios -tanto aros, como sombreros y sobres- fueron confeccionados con el mismo tweed de cada vestido. Las coronas de plumas, según Tilda Swinton, tenían la forma de la Tour si se daban vuelta. Cada uno de esos detalles, fueron dedicados a la ciudad que el diseñador considera su hogar. Es “una carta de amor a París” firmada con mucho amor, por Karl.



SCHIAPARELLI

Con inspiración arty-vintage y mirada al futuro, la maison conquistó a sus espectadores con oníricos vestidos. Comprometido con la emancipación de la mujer propuesta por la fundadora, Guyon exageró la tendencia nudity más que cualquier otra firma.



VIKTOR & ROLF

Si pensás que las puffer jackets son demasiado, es porque te perdiste el show de Viktor & Rolf. Pero lo cierto es que, tras descubrir que posiblemente la colección haya sido un plagio, se apaga su opulencia. Terrence Zhou, diseñador en busca de una pasantía, envío su portfolio a V&R y fue rechazado. No así sus diseños, que se sorprendió de ver en la pasarela. Los profesores del CSM -lejos de alentarlo a iniciar acciones legales- le dijeron: “Así es el mundo de la moda, tómalo o déjalo.”



ELIE SAAB

En apariencia salida de GOT, la colección del libanés nos transportó al medioevo con su terciopelo, seda, oro, capas y pieles. Estas reinas no-caídas serán la inspiración de un centenar de bodas boho celebradas al aire libre.



ARMANI PRIVÉ

Un barroco tibio con piezas de estructura que recuerdan ligeramente a los orígenes de Balenciaga. La colección completa fue dedicada a la noche con fríos pasteles y exceso de negro.



MAISON MARGIELA

John Galliano decidió montar el desfile en casa, tras enterarse que el funeral de Simone Veil ocuparía Les Invalides. Respecto de la colección, comentó que fue inspirado “por la idea de proponer un nuevo glamour“, ya no pensando tanto en Elizabeth Taylor y Marilyn sino en Riley Keough y sus “instagram babes”. Los trenchs atados al cuerpo representan el fast glam o a una mujer que apurada, se pone un saco y sale de casa. Las botas metalizadas son un guiño al glam como género musical.



FENDI

Otra obra maestra de Lagerfeld, quien propuso recrear la flora con enormes cantidades de piel de visón sin pelo combinada con pompones que simulan flores y plumas que aportan volumen. La capa colorida ovalada que da la impresión de tener escamas de pescado, está hecha con 10.000 lentejuelas de visón. La ovación final fue tanto para el creador como para los artesanos que lograron plasmar sus ideas con centenares de horas de trabajo.



Fotos gentileza Vogue, WW

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.