Jul 122017
 

Luciana Salazar realizó un largo camino antes de lograr convertirse en madre, y ese trayecto no estuvo exento de inconvenientes y decisiones difíciles. Cuando finalmente conoció a Leah, la mujer que lleva en su vientre a su hija Matilda, la conexión entre ambas fue inmediata, pero tuvieron que sortear varios inconvenientes al comienzo de la gestación.

En los primeros meses Leah sufrió pérdidas y le diagnosticaron pólipos, por lo que la continuidad del embarazo estuvo en riesgo. Sin embargo, gracias a la ayuda de los médicos la mujer estadounidense pudo seguir con la gestación sin mayores problemas.

Teniendo en cuenta el enorme esfuerzo y, sobre todo, el gran gesto de Leah al llevar a la hija de Luciana en su vientre, la modelo no dudo cuando la mujer le consultó si, en el momento del parto, podría estar acompañada por su marido y su hija. “A mi beba la llama “hermanita”, les habla a sus amigos de ella y hasta le escribe cartitas… ¿Cómo podría quitarles ese momento?”, declaró la rubia en una entrevista con revista GENTE. 

De este modo, Luciana podrá conocer a su bebé luego del parto, y se instalará en Miami durante un mes y medio, tiempo durante el cual su familia viajará a la ciudad estadounidense para conocer a la nueva integrante. 

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.