Jul 132017
 

“Ponerse cerca y íntimo con un extraño en la Argentina no es muy difícil. De hecho, encontrarte en una distancia bastante íntima con argentinos es difícil de evadir. Inevitablemente vas a terminar pegado contra el brazo de otra persona en un ascensor o incómodamente cerca de otro pasajero en el subte en Buenos Aires. Y no es sólo con los extraños. Los argentinos saludan a sus amigos, familiares e incluso nuevos contactos con un abrazo y un beso; algo distinto es considerado rudo. Incluso los doctores reciben a sus pacientes con un abrazo”, comienza relatando a su público inglés el diario The Telegraph en una nota titulada “¿Por qué a los argentinos aman invadir tu espacio personal?”.

21

En el artículo, explican que tiene que ver con algo cultural y también científico. “La indiferencia de los argentinos por el espacio personal es sostenido por la ciencia. Un estudio reciente reveló que Argentina es el país donde la gente requiere menos cantidad de espacio personal. Los investigadores consultaron a 9 mil personas en 42 países y concluyeron que los argentinos en general se ubican a siete metros de distancia de los extraños, mucho menos que en cualquier otro país. En lugares en donde crees que mantendrás tu espacio, la gente está OK con tener contacto físico. Cuando conocés a alguien por primera vez, le das un beso en la mejilla. La gente en los locales y restaurantes es amigable”, explica respecto a eso.

Por supuesto, la nota se realizó basada en viajes de periodistas al país y en algunas entrevistas que realizaron con argentinos que vivieron el contraste con otras culturas. “Cuando fui a mi primera fiesta en EE.UU. nadie me dijo hola. Es como que no existís. Quizás después de una hora alguien se acercó y me dijo ‘hey, qué onda’. Pero durante una hora esta persona ni siquiera se dio cuenta de que existía. Me shockeó hasta que aprendí que era una cuestión cultural. Cuando vas a una fiesta en Argentina, vas y le decís hola a todos y les das un beso, incluso si no los conocés. No podés simplemente sentarte porque la gente va a pensar que es rudo y que no querés hablar”, le contó un argentino llamado Geé al medio.

Para demostrar su teoría y que los lectores la comprendieran, Telegraph puso de ejemplo al Tango, donde el contacto personal es vital para la performance. Algunos profesores de tango que residen en Gran Bretaña explicaron lo difícil que es lograr que los ingleses se acostumbren a esta corta distancia. “Al principio no se sienten muy cómodos”, explica.

A pesar de que podría ser algo ‘malo’, el 82% de los más de 2800 lectores que votaron en la encuesta aseguraron que les gustaría ser tan amables y expresivos como los argentinos. ¡UNA BUENA!

3

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.