Sep 112017
 

Pablo Cabaleiro, más conocido como El Mago sin dientes, va de sueño en sueño en este 2017. Bailó en ShowMatch, se sentó en la mesa de Mirtha Legrand y próximamente hará lo suyo en lo de Susana Giménez. Comenzó todo por el hobbie de hacer magia. Se perfeccionó en ilusionismo en otros países y empezó a vivir de shows. A los 22, abrió una escuela y empezó a dar clases, así como también a realizar pequeñas presentaciones en programas de televisión. Hasta que un día… se ligó una trompada que lo haría famoso.

mago 2

-Cuando empezaste con la magia, ¿tu objetivo era ser un mago famoso?

Sí, todo artista atina a que su disciplina se pueda ver y para poderla ver obviamente tenés que generar una cierta repercusión en el público para ser reconocido. Van de la mano, la carrera artística en lo que sería lo público y lo popular para ser “famoso”.

-Antes de ser reconocido como El Mago sin dientes tenías un concepto de fama bien diferentes al que después fuiste encontrando, ¿cómo cambió?

La trompada de Ricky Maravilla yo la utilicé porque automáticamente ese día era cadena nacional. Pasé a ver mi cara en los noticieros, en los programas de espectáculos, en los programas de interés general y en los magazines. Entonces yo dije “wow, qué pasó acá”. En los graffs como no sabían mi nombre ponían “mago sin dientes” y yo dije “bueno, acá nace algo bueno que lo vamos a aprovechar” y así fue.

-¿Te considerás un mediático?

Y hoy por hoy sí. Mediático es aquella persona que aparece en cuanto programa o medio radial, gráfico o televisivo exista. Y cuanto vos más aparecés, terminás convirtiéndote en un mediático

-¿Te sentís cómodo de esa manera?

Sí, me siento cómodo, me siento a gusto y lo disfruto mucho.

 -¿Cuándo vas al Bailando, vos lo hacés para seguir potenciando al personaje?

Cien por cien. Voy a seguir yendo porque a Marcelo sinceramente le debo prácticamente toda la popularidad que hoy por hoy tiene El Mago sin dientes y si el personaje a un costadito ayuda al show y a mi a la vez me ayuda también, porque ese reconocimiento de estar ahí parado frente a millones de hogares hace que a mi me salgan la cantidad de shows que me salen en todo el interior del país. Es el personaje que aparece cuando una lucecita roja se enciende, El Mago sin dientes busca la cámara, busca la luz roja, empieza a aplaudir, empieza a sonreír, empieza a hacer alguna que otra payasada y a veces saca algún truco de la galera, esa es la idea del personaje

-¿Te gusta más la exposición porque te salen muchos trabajos o porque te gusta ser conocido?

Me gusta como artista, porque a todo artista le gusta el reconocimiento del público. Los aplausos en un show, vas caminando por la calle y el afecto de los que se acercan a saludarte porque le sacaste una sonrisa. Me pasa hoy por hoy en la calle como también me gratifica mucho si alguien me dice “mirá, hace dos años estaba internado en la habitación de una clínica, veíamos Showmatch, y me cuentan de nenes que les mostraban al Mago sin dientes haciendo alguna payasada o haciendo algún número de magia. A mi eso me llega al alma sinceramente.

-Vos aplicaste el marketing para tu marca personal y para tu personaje…

Si, yo nunca había ejercido en ninguna empresa, lo estudié porque mis padres me dijeron que estudie una carrera, pero yo de chiquito era un poco rebelde, me gustaba la magia, entonces por un lado seguí por la magia y por el otro estudié e hice todo lo que tiene que ver con Licenciatura en Marketing, hasta que después fui a hacer un master a Madrid, ahí me fui a perfeccionar un poco más.

-¿Qué creés que ven en vos Susana o Mirtha, que te invitaron a sus programas?

En realidad quieren ver quién está detrás del Mago sin dientes, porque llama la atención ver al Mago sin dientes. Yo creo que es eso, por el lado de Mirtha a quién voy a estar siempre agradecido porque sentarse en esa mesa realmente uno dice “wow, llegó”. Un personaje como El Mago sin dientes que hace tonterías o torpezas en algún que otro programa que me diga que quiere que esté en su mesa es porque ella quería sacarle el jugo a ese personaje. Creo que Mirtha fue para ese lado, para descubrir quién está atrás del Mago sin dientes. Ahí empezó a hacer preguntas fuera del personaje y eso fue y es lo que tal vez la gente en la casa se pregunta, porque siempre lo que ven es o al Mago sin dientes aplaudir, o hacer algún otro turco, en un búnker político o nunca lo ven o le preguntan algo puntual. Yo creo que Mirtha dijo: «vamos a sacarle esa pregunta que tal vez se hacen y nadie se la hace», y yo creo que Susana va por ese lado.

-¿Cómo empezaste a ir al búnker del Pro?

Todo comienza cuando veo que en las primeras veces, hace 8 años atrás, empezaba a haber espectáculos dentro del búnker. Había bandas musicales, números y uno de esos era el Mago sin dientes haciendo magia. Y claro, como era un personaje conocido a todos le llamaba la atención el personaje. La nota color de todo periodista político era el Mago sin dientes. Y yo lo que encontré viéndolo del lado de afuera era que si voy ahí voy a ser noticia. Lo voy a aprovechar. Y así fue.

-Veo que siempre hablás como en tercera persona de El mago… ¿Para vos es el personaje?

Para mi es un personaje cien por cien. Para mi es muy diferente. Yo Pablo haría el cinco por ciento de lo que hace el Mago sin dientes. El Mago sin dientes es cara dura, es un personaje que se mete en todos lados. No le importa nada, no tiene vergüenza de nada.

-O sea, vos te pones la galera, saco y te transformás…

Es el personaje, totalmente. Yo mucho saque ideas de personajes cómicos como Los tres chiflados, mucho le metí de quien fue mi profesor, el Licenciado Lambetain, mucho le metí de Tandarica, mucho de MrBean. De todos ellos un poco armé al Mago sin dientes como un antihéroe de la magia, que siempre lo ven haciendo un truco de magia quizás parecido al otro, que siempre lo ven hacer el mismo truco, que juega, se divierte y parece un nene.

-¿Y qué cosas harías como para mantenerte visible? ¿Vos creés que hay un límite para seguir manteniéndote visible?

Límite no hay. Lo que si hay son objetivos, que yo voy por más. Tiro para bailar en el Bailando, bailé. Iba por el Almorzar con Mirtha Legrand, almorcé. Viene Susana. Vos decís, «¿qué viene después?». Y después yo sueño con llevar al Mago sin dientes a que haga un espectáculo en la ciudad de Las Vegas, donde es la cuna de la magia. Y que en la cuna de la magia en un casino se presente un día en una marquesina el Mago para mi es un logro de decir «todo se puede», porque si llegó el Mago, así como llegaron grandes campeones de la magia, puede llegar este personaje y yo sé que si el Mago sin dientes hace un show en Las Vegas tal vez en Las Vegas no sea noticia, pero en Argentina ni tengas dudas. Si el Mago hace un show ahí es una constante de que todos los medios van a hablar de ese tema.

-Para lograr ese objetivo, ¿vos decis «hago lo que sea»?

Fueron metas. Me gustaría que el Mago sin dientes vaya a hacer un truco de magia también, una vez que pase lo de las Vegas, llegarle al Papa y que el Mago sin dientes le lleve su galera al Papa. Imaginate lo que sería para mi, pero son sueños y objetivos que trato de seguir soñando.

-¿Tenés en mente estar en algún programa de tele fijo, conducir?

Yo sueño también con que el Mago sin dientes tenga algún día su propio programa. Y me atrevería a decir que sería un sueño para mi algún día llegar a conducir ShowMatch. El Mago sin dientes le gustaría conducir ShowMatch. Imaginate. Quien te dice que algún día. Es un sueño. Yo creo que capacitado y preparado estoy, en base a la cantidad de shows que llevo encima haciendo para eventos, para cantidad de chicos en teatro, en anfiteatros, en auditorios. He conducido shows de todo tipo, aparte de shows de magia he estado arriba del escenario sin parar durante una hora y media haciendo reír y divertir a la gente, pero sería otro de mis sueños.
 

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.