Sep 112017
 

Todo sucedió en un barrio de Nueva York, donde encontraron el cadáver de una anciana de 63 años y a su marido, de 73, quien sufría demencia.

Los vecinos no daban más del olor nauseabundo que provenía del hogar de este abuelo. Llamaron a la policía y cuando entraron a la casa se llevaron una sorpresa, un jubilado cubierto de excrementos, llevaba días conviviendo con el cuerpo de su mujer.

¡Increíble!

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.