Sep 192017
 

El jueves, después de ver la promoción del próximo programa de Susana Giménez, Antonio Gasalla explotó. Es que a pesar de sus constantes reclamos, volvieron a ‘darle preferencia’ a Fátima Florez en la propaganda y de inmediato llamó al doctor Pierri para que le rescinda el contrato.

Como su simple incomodidad con Fátima no era motivo suficiente para salirse airoso de su contrato, Pierri hizo uso de la cláusula 4, inciso 3 del contrato que le permite rescindirlo a esta altura del año de forma unilateral ya que ‘le surgió un proyecto laboral superior’ que no podía negar. De acuerdo a lo que explicó el abogado en la carta documento que le mandó al canal, él habría recibido una suculenta propuesta para hacer teatro en Nueva Jersey y como la cláusula en cuestión le permite rescindir el contrato por motivos profesionales, el canal no podría hacer nada al respecto.

La producción ya se imaginaba que se venía su ‘escapada’ del programa. Él les venía insistiendo con que no quería que Fátima apareciera en sus sketchs y presentían que iba a terminar ‘inventando’ algo para irse. Además, la relación con la producción del programa y el canal era conflictiva desde hacía mucho tiempo, al punto de que se ausentó en el brindis de fin de año del año pasado.

Al enterarse de la noticia, Susana estalló de furia, al punto que dio por finalizada su relación de amistad de muchos años con el capocómico. Si bien no habló públicamente sobre este cambio de último momento de su programa, se supo que se sintió muy dolida por la falta de tacto de su amigo con un producto al que ella le pone la cara todos los domingos.

Aunque se aceptó la renuncia, lo que aún queda por definir es qué pasará con el sketch de «La empleada pública», que es creación de Gasalla, Lo lógico sería que no continuara porque es propiedad intelectual de él, pero como todo en la vida de Gasalla, su futuro es incierto. 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.