Sep 252017
 

Hace algunas horas, Adabel Guerrero confirmó la noticia que llevaba esperando dar toda su vida: tras años de búsqueda, decepciones y mucho esfuerzo, finalmente se cumplió su deseo y está en la dulce espera de su primer hijo junto a Martín Lamela, su pareja desde hace años. En la última edición de Revista Pronto, Adabel le contó al periodista Nicolás Peralta cómo fue su lucha por ser mamá, todos los tratamientos a los que se sometió de la mano del doctor Pasqualini y reveló que ella ya estaba comprándole ropita a su bebé.

-Con tanto trabajo, ¿cuándo vas a poder buscar un hijo?

-Bueno, estamos haciendo todos los trámites de fertilidad con el centro del Doctor Pasqualini. Estamos en tratamiento aunque no puedo contar mucho ya que Martín me pidió que lo reservara para nosotros. Ojalá muy pronto podamos dar la noticia.

-¿Cuándo iniciaron el tratamiento?

-El año pasado. No tiene que ver sólo con la inseminación sino con muchas cuestiones que van desde la medicación hasta estudios de tiroides, la prolactina y demás. Te dan una medicación especial para que los ovarios generen más óvulos, te bajan, te suben, te ponen, te sacan…

-¿No es desgastante a nivel físico?

-Si, pero cuando uno tiene un deseo tan grande, hace lo que sea. No te voy a negar que estoy harta de pincharme los brazos por todos los análisis que me tengo que hacer. Me sacan sangre continuamente para diferentes estudios.

-¿Tenés trombofilia?

-No, no. Me hice los estudios y no tengo trombofilia ni nada. Sé que me tengo que relajar; hasta nos fuimos de vacaciones, tuvimos relaciones todos los días y volvimos sin noticias. Con Martín nos hicimos todos los estudios que te imagines, y sabemos que estamos los dos perfectos para ser padres. El espermograma salió bárbaro y el médico me dijo: ‘tenés un macho alfa a tu lado, quedate tranquila’. Pero no se lo dije a Martín para que no se la creyera.

-¿Estás ansiosa?

-Sí, no te voy a mentir. Sé que estamos en la recta final y que muy pronto nos vamos a desayunar con la noticia que tanto esperamos. ¿Si tengo contención psicológica? Sí, claro, siempre. Vpy cada 15 días al psicólogo. Toda mi vida hice terapia y el tema del bebé lo vengo tratando hace tres años ya.

-¿Tanto tiempo?

-Y, sí. Hace varios años venimos buscando y al comienzo era tremendo cada vez que me venía el período. Ahora ya aprendí a controlar eso porque estamos en tratamiento con Pasqualini. Cuando solamente lo buscábamos de manera natural, me venía el ciclo menstrual y era un bajón. Ahí empezás a pensar: ‘Claro, no me lo merezco’ y un montón de boludeces más. Ya me hice chequeos, sé que estoy apta y es cuestión de esperar. Además, todas mis amigas bailarinas tardaron mucho tiempo en quedar embarazadas.

-¿Es un tema recurrente en las bailarinas?

-Sí, se ve que sí. Tiene que ver con que tenemos un cuerpo muy exigido y eso afecta a la hora de quedar embarazadas. Por eso, me bajaron la prolactina y la tiroides.

-¿Te imaginás con panza?

-Sí. Me parece bello. Es un momento mágico, que no todas las mujeres lo viven. Siento que va a ser maravilloso tener una vida en mi panza y sentir que se va alimentando de mi propio cuerpo y mi amor. ¿Hay algo más mágico que eso?

-Vas a tener que bajar varios cambios en lo laboral…

-Sí, desde ya. Aparte cuando nazca, quiero parar porque necesito disfrutar un montón de mi bebé. Este año quiero quedar embarazada y el año que viene tomarme cinco meses sin trabajar. Para mi es un montón. Planificar un poco te ordena y calma la ansiedad aunque el destino después se encarga de hacer lo que quiere.

Foto: Virginia Rodríguez 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.