Sep 252017
 

Con una soltura envidiable, Felipe se despachó con una explicación insólita: «Iba a venir a la Casa Rosada la semana pasada, pero no llegué porque tengo Trastorno de déficit de atención con hiperactividad y me olvidé. Se me pasó y cuando me di cuenta dije ‘¡Ay, ya es lunes!».

En un primer momento, nadie entendía si se trataba de un comentario al pasar o si era en verdad una confesión real pero después profundizó un poco más en el asunto, dejando en claro que no se trataba de ninguna broma.

«Los pacientes con este trastorno son impulsivos y con mi padre me pasó un poco eso. Demando atención y él es un tipo que está siempre trabajando. Yo soy demasiado pacífico y mi padre es demasiado ácido, nos llevamos pésimo pero está todo bien».

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.