Sep 252017
 

En la noche del domingo, Felipe Petinatto fue como invitado al sketch de de «La Empleada Pública», en la última aparición de Antonio Gasalla en el programa de Susana Giménez. Además de hablar sobre su fanatismo con Michael Jackson y su relación con su padre, el joven también le contó a la conductora que sufre del trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Al parecer, ese sería el motivo por el cual tiene tantas peleas con Roberto, y el origen de sus respuestas impulsivas.

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención? Se trata de un trastorno crónico de origen neuropsicológico que se diagnostica en la infancia y puede seguir hasta la adultez. Se caracteriza por la la incapacidad de mantener la atención, la distracción de moderada a grave y un comportamiento impulsivo con inestabilidad emocional y conductas impredecibles. En algunas ocasiones puede presentarse con hiperactividad, por la cual los sujetos no pueden quedarse quietos.

Este trastorno trae problemas en el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños, y presenta una respuesta alta al tratamiento en corto plazo. Sin embargo, es más dificultoso encontrar una cura a la largo plazo y suele estar relacionado con otras problemáticas, como el autismo, la ansiedad y el trastorno negativista desafiante, caracterizado por un comportamiento hostil frente a las figuras de autoridad y un desacato constante a las reglas.

Los principales síntomas que se observan en chicos con TDA son una falta de atención a los detalles y una fuerte dificultad para mantenerse concentrado. La mayoría de los niños parecen no escuchar cuando les hablan y no siguen instrucciones ni terminan sus tareas escolares. Además, suelen demostrar falencias al momento de organizarse. En el caso de tener también hiperactividad, suelen mover manos y pies en exceso y abandonan su asiento en clase de forma constante. Por otro lado, también hablan de forma verborrágica y no suelen manejar bien las esperas.

El TDAH suele observarse en niños menores de siete años, tanto en la casa como en la escuela, donde suele presentarle los mayores problemas. Según los investigadores, el origen de este trastorno es genético y hereditario. Los sujetos que lo padecen tienen afectados los ganglios basales y los lóbulos frontales del cerebro, relacionados con el control de la conducta, solución de problemas y capacidad de atención. 

Si un chico presenta alguno de estos síntomas es importante recurrir antes que nada a un profesional que pueda diagnosticarlo de forma correcta y le brinde un tratamiento adecuado a sus necesidades. Además, es fundamental el apoyo escolar y el desarrollo de pautas educativas que puedan colaborar con su paso por la institución. 

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.