Sep 302017
 

Sofía Gala y Anahí Berneri por Alanis

Sofía Gala como mejor actriz y Anahí Berneri como directora se impusieron por sus trabajos en el filme «Alanis» en el Festival de Cine de San Sebastián, donde la Concha de Oro quedó para la estadounidense «The Disaster Artist», del director y actor James Franco.

 

La verdadera hazaña de la noche fue protagonizada por la argentina Berneri, primera mujer en ganar el premio a mejor director desde que el festival comenzó en 1953.

 

«Somos muchas las directoras que merecemos este premio», señaló Berneri (Martínez, Argentina, 1975), que obtuvo el galardón por su quinto largometraje «Alanis».

Alanis

Dijo sentir «orgullo y responsabilidad», sobre todo por haber logrado el hito con una «película que habla de la prostitución y de una mujer que no se victimiza y toma sus propias decisiones sobre su cuerpo».

 

La argentina Sofía Gala Castiglione, que encarna a la prostituta que lucha por trabajar y mantener a su hijo que da el nombre al filme, recibió la Concha de Plata a la Mejor Actriz.

 

«Estoy muy feliz de haber ganado con este papel que amé», dijo en rueda de prensa Castiglione, de 30 años e hija de la mediática Moria Casán, quien en la película trabajó con actores no profesionales en una barriada marginal de Buenos Aires.

Alanis

En una 65º edición con una sección oficial muy heterogénea, el jurado presidido por el actor estadounidense John Malkovich entregó a la hilarante comedia «The Disaster Artist» el máximo galardón de la noche en el festival donostiarra (País Vasco, norte de España).

 

En la cinta que dirige, Franco encarna al excéntrico y nada talentoso actor Tommy Wiseau que rodó su propia película, «The Room», un absurdo cinematográfico considerado uno de los peores filmes de la historia.

 

Acompañado en la pantalla por su hermano Dave y su amigo Seth Rogen, Franco recrea el disparatado rodaje de esa película, que se ha convertido en objeto de culto y suele ser plato fuerte de festivales de cine «trash» (basura).

Alanis

«Todos estamos un poco locos y todos tenemos grandes sueños», dijo Franco, un prolífico actor nominado al Óscar en 2010 por «127 horas». «Espero que en estos tiempos de locura, este filme dé un poco de luz e inspiración a todos nosotros».

 

Sobre el hecho de que las comedias no suelen ganar premios en festivales, Franco dijo que su película «tiene momentos graciosos pero tiene un alma dramática». «Fue difícil encontrar el tono porque la intención no era burlarnos de Tommy» Wisau, apuntó.

 

Estados Unidos no ganaba una Concha de Oro desde que lo hizo «Homer and Eddie» de Andrei Konchalovski en 1989.

 

Competía con otras 17 producciones en representación de Argentina, España, Francia, Alemania, Estados Unidos, Austria, Polonia, Grecia y Rumanía.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.