Dic 022017
 

Un actor de innegable popularidad, que siempre se renueva y reinventa en múltiples posibilidades, así sea en cine, teatro y televisión. Jorge Martínez, hombre de experiencia si los hay en estas lides, asumirá, en la temporada teatral de Mardel, dos proyectos escénicos. Uno de ellos será “Qué le digo a mi mujer”, una pieza con todas las características del vodevil clásico, y la otra es la pieza costumbrista de Gregorio de Laferrere “Las de Barranco”.

¿Un nuevo Jorge Martínez? “Es muy probable -le dice a Diario Show.com– y creo que tuvo que ver el robo, frustrado, que sufrí mientras conducía mi automóvil en pleno microcentro de la ciudad y que me ocasionó un grave accidente que me puso al filo de la muerte. He tenido la posibilidad de analizar y cambiar muchas cosas”.

Con 40 telenovelas y filmes en su haber, el intérprete ha mantenido, desde sus inicios, una firme conexión con el público de la ficción nacional. “He tenido la suerte de trabajar mucho y, por otra parte, la experiencia profesional de haber estado en Estados Unidos, México, Italia, Puerto Rico, Perú y España. Todo eso me dio la oportunidad de compartir estilos, culturas y modalidades de trabajo que compartí en mi mundo artístico”.

Por supuesto, con este currículum, había que consultarle sobre el aluvión de denuncias de acoso sexual que se ha dado en el mundo del espectáculo tanto a nivel internacional como nacional.

Un actor todo terreno. (Foto: Fernando Pérez Re/ Crónica). 

Específicamente, el incidente Juan Darthés-Calu Rivero. “Realmente no puedo creer en este episodio. Juan es un caballero, un señor, un tipo muy honesto y generoso. Lo conozco desde hace mucho tiempo y cultivamos una sincera amistad. Y no tengo dudas de que esto le provocó una situación muy incómoda. Se debió haber sentido muy mal”.

Entonces, ¿cómo se resuelven en las novelas aquellas escenas de fuego y pasión? Martínez responde que “todas esas escenas se trabajan con respeto. Se habla con la compañera de situación y con el director. Cada pasaje argumental tiene su forma para poder hacerlo. El criterio es decisivo. Con algunas actrices novatas, en esta circunstancia, se debe apelar a una sensibilidad especial, con otras intérpretes, mujeres latinas y más fuertes en su personalidad, la situación, probablemente, se torna más aguerrida”.

Martínez agrega: “Todo esto lo charlás y tenés que coincidir con la otra parte. Yo siempre lo hice de esta manera”. Por otro lado, el panorama del auge de las latas extranjeras en la tevé local fue analizado por Martínez en estos términos: “Entiendo que debe haber más ficción nacional. Sin embargo, los costos juegan en contra de nosotros. Hay que volver a apostar por nuestra ficción, le tengo fe a la próxima temporada”.

Ya metido en lo que será su labor de este verano, el eterno galán sostiene que “el teatro, además del hecho artístico, es un negocio y en definitiva nadie quiere perder plata. Así que estamos expectantes y con otras modalidades de explotación, vamos a tratar de darle una publicidad callejera con micros funcionando en toda la costa, y además contamos con la recomendación del boca a boca, de la gente. Esto me parece fundamental”.

NOTA COMPLETA