Dic 062017
 

La Bomba Tucumana tuvo una noche complicada y de mucho estrés en el Bailando 2017. A pesar de ser salvada del duelo, se peleó con sus compañeros de equipo y hasta trascendió que los echó a ambos: a su bailarín Facundo Arrigoni, como también a su coach, Sabrina Sansone

El bailarín escribió en su cuenta de Twitter: “Es triste quedarse sin trabajo, cuando es por una situación que se soluciona como gente adulta“. 

 

 

Al mismo tiempo, brindó su palabra a un móvil de Nosotros a la mañana: “Tuvimos una discusión muy fuerte, sobre todo mi coach con ella. Nos dijo que iba a pedir el cambio mañana y cuando una figura pide eso supongo que se lo tienen que dar y está todo bien.Yo trabajo para la producción y lo que ellos impongan está bien porque soy consciente de que la figura es ella. Lo que pasó recién fue muy feo, no es una situación como para seguir“. 
 

Ella lo que nos dijo es que siempre nos ‘bancó’ y nosotros ‘nunca la bancamos’, cuando nunca fue así porque después nos echa en cara que un jueves en todo el año me fui a laburar y por eso ella no ensayó y a mi coach que llegó borracha a un ensayo cuando es mentira. Desquicia porque nos dijo cosas que no son reales”, añadió indignado el bailarín. 

Como siempre, hay una segunda versión de los hechos. Tyago Griffo, el hijo de la cantante, escribió en Twitter un mensaje tratando de aclarar los tantos y defender a su madre:  “Ángel (De Brito), nadie los echó, estuvieron toda la sentencia diciendo que se querían ir, que habían planeado solo llegar hasta ahí y que no les importaba. A mí no me lo contó nadie, lo escuché yo y vi el mal proceder dolorosamente de los dos… muy extraño. Igual esta foto habla sola“. 

 

 
Unas horas más tarde del escándalo, De Brito confirmó que el equipó continuará en el certamen. 
 

 

¿Cómo seguirá esta historia? 

NOTA COMPLETA