Dic 062017
 

La Bomba Tucumana es, sin lugar a dudas, la estrella de este Bailando por un Sueño. Lamentablemente, este nivel de exposición no se corresponde con un cariño del público o de sus compañeros, ya que la Bomba se destaca por sus incansables peleas con todos los participantes del certamen.

Ahora, la bailarina llegó al límite: despidió a su bailarín y a su coreógrafa Sabrina Sansone, que terminó perdiendo la paciencia y se despachó en Primicias Ya, donde declaró: “Lo que paso es que se modificó la coreografía para que ella baile más ya que lo había pedido el jurado y ella un minuto antes de salir decidió caminar la coreografía, o sea no hacer todo lo que se había planteado para que se luzca más. A mí eso me molestó porque ella no puede hacer lo que quiere. Ella no respeta nada”.

“Siempre en los ensayos hay que estar cuidándola a que no se enoje, ella todo el tiempo está haciendo caras raras… Yo tenía un trato amoroso porque de esa forma podía sacar lo mejor de ella”, aclaró Sabrina, y agregó: “Y ayer me cansé porque primero no fue al ensayo y en la pasada de piso, en un momento, entró Mica Viciconte y ella se enojó, no quería que esté ahí y Mica trabaja ahí.

“Ella se cree que es el centro del mundo, es Gladys La Bomba Tucumana pero hizo la Pollera Amarilla y ya está… Este año se piensa que es Dios, pero no es quién para echarme. A mí me hecha la productora, no ella. Que se meta con el trabajo de uno y nos falte el respeto, no está bien. Nos dijo que no somos nadie y que somos unos muertos, que yo fui la peor coach y él el peor bailarín”, finalizó. 

 

 

NOTA COMPLETA