Ene 182018
 

La solidaridad es un tema que moviliza siempre a muchísima gente. Por eso, cuando se escuchan casos como éstos, se genera una gran sensación de impotencia, bronca y dolor por saber que los corazones más nobles son burlados por algún delincuente. Algo así ocurrió esta semana.

El director del Instituto de Oncología Ángel H. Roffo, Alfredo D’Ortencio, emitió un comunicado para alertar sobre una estafa que comenzó a circular a través de Facebook y Whatsapp, pidiendo muebles, dispositivos en desuso (como videocaseteras y películas o radiograbadores), vajilla y otros materiales para la Institución firmado por una supuesta voluntaria a la que identifican como Cristina Speluzzi. También se informa el teléfono del Roffo que esta semana estuvo colapsado de llamados.  

A raíz de esto, D´Ortencio escribió lo siguiente:

«Es mi deber comunicar a la población la falsedad y la mala intención del whatsApp circulante, en el que se solicita amoblamiento y demás enseres para el instituto Roffo. Nuestro instituto, que depende de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos, cuenta con el presupuesto necesario para seguir atendiendo exitosamente a nuestros pacientes oncológicos, con resultados equiparables a los mejores centros asistenciales internacionales.»

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.