Ene 192018
 

Un hecho de muchísima discriminación sucedió el domingo pasado en Río Cuarto. Un matrimonio con dos hijos fue a cenar a una pizzería y se encontró con una inesperada situación. Los niños fueron al inflable para chicos que tiene el local y uno de los encargados le impidió el ingreso al hermano menor, de siete años.

«No podés pasar porque sos muy gordo, vas a romper el inflable», le dijo el hombre al niño, quien volvió llorando a su mesa. Los padres increparon al encargado y este le contestó a la madre: «¿No ves que es muy gordo?»

“Nos sentimos discriminados. Es una locura que alguien trate así a una criatura. Mi hijo estaba desconsolado. Quiero que le pidan perdón”, expresó Jesica González, mamá del nene.

La Defensoría del Pueblo ya se está encargando del tema.

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.