Ene 202018
 

En diálogo con Revista NoticiasMoria Casán habló, como acostumbra, sin pelos en la lengua. El foco de la nota estuvo en la defensa que hizo la diva de los misóginos dichos de Cacho Castaña («si la violación es inevitable, relájate y goza»). En ese contexto, la vedette de 70 años afirmó: «No soy una feminista, sería una feminista no agresiva. Se farandulizó. Hoy se pasan de rosca. Si un tipo les dice: ‘Qué buena que estás’, lo mandan a la concha de la lora. ¿Qué te pasa, chabona? Hay mucha desubicadita».

Además, contó la historia de una relación tóxica que vivió hace unos años, con un argentino que vivía en Nueva York pero que había sido vicepresidente del Banco Nación en la década menemista. Lo describió como un «psicópata americano».

Según la diva, el hombre empezó a buscarla con insistencia luego de que ella le facilitara el teléfono de su casa. «Empezó a llamar y se hizo amigo de la mucama y de mi hija y empezó a manejar mi casa virtualmente. Me llamaba al celular y me decía dónde estaba yo en ese momento». Lo curioso es que esa actitud la atrapó: «Empezó a conquistarme». Y se justifica: «Si hay algo que me gusta es que me acosen».

Éstas son otras citas de la vedette que levantaron polémica:

—Sobre el macrismo y el kirchnerismo. «El problema es que al Gobierno no se lo votó a favor de Mauricio Macri, sino en contra del kirchnerismo. Que votes algo en contra no está bueno porque es el descarte y está mal de base. Después de doce años de desgaste, con toda la corruptela armada y desarmada, ganó por un par de puntos.»

—Sobre los valores políticos de Mirtha Legrand. «La señora Mirtha Legrand dijo: ‘Daría mi vida para que el kirchnerismo no vuelva nunca más’. ¿Por qué no dijo ‘Daría mi vida para que gane Macri’?»

Sobre la fortuna de Susana Giménez. «Susana tuvo la suerte de hacer su carrera en el 1 a 1 y se hizo millonaria. Tiene que tener a Carlos Menem en la mesita de luz y darle un besito cada mañana.»

—Sobre la relación con Sofía Gala en su época escolar. «Nunca fui a un acto de mi hija en el colegio porque terminaba de trabajar a las cuatro de la mañana y no tenía ganas de ir a las nueve a ver cómo canta la piba el Aurora. Me chupa un huevo eso. Un día lo hicieron (el acto) a las dos de la tarde y fui.»

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.