Ene 202018
 

– Te clavo la sombrilla: apareció como parte de una publicidad de una compañía de celulares y es el hit gomoso por excelencia y en cuya letra se hace alusión a las odiosas canciones pegajosas 

 

– El Pollito Pio: Con una voz modificada y una repetición insistente penetró en nuestros cerebros y no nos dejó en paz por varios meses. Los niños lo adoraban pero a los adultos, que en un primer momento les resultaba simpático, terminaron odiándolo. ¿Quién no quiso exterminar al pollito?

– Crazy Frog: Una marcha muy particular que después de unos minutos podía sacar de quicio al mismísimo Osho. Se instaló como una suerte de himno para los amantes del ‘punchi punchi’ pero por suerte, pasó rápido.

– El Chiken Dance: Empezó a sonar en las radios después de un súper clásico, como chicana de un Club a otro y terminó instalándose en bares, boliches y paradores de onda. Por acá, lo terminamos odiando

– El Baile del cuadrado de los Rebo: De sin codificar a los boliches de moda sin escalas, nos quemó la cabeza durante todo el 2010 y puso a grandes y niños a saltar como nabos dentro de un cuadrado.

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.