Ene 232018
 

Si sos de las (o los) que sufren de uñas escamadas, lo primero y más importante que tenemos que hacer antes de empezar a tratarlas es conocer la causa que las provoca. A veces se nos pueden poner así por falta de calcio, estrés, problemas de tiroides, el contacto con productos químicos de limpieza o mismo de uñas pero de mala calidad, y una vez que tengamos identificado eso, su tratamiento va a poder ser más específico y certero. 

Sin embargo, existen pequeños cambios que podemos hacer en nuestro día a día para evitar que sigan así o, al menos, nos pueden ayudar a evitar que empeoren:

  • No uses esmaltes de mala calidad o demasiado baratos porque pueden contener productos químicos perjudiciales para las uñas y las debilitan (principalmente los esmaltes con tolueno).
  • Usá esmaltes específicos para evitar que aparezcan las escamas. Hay muchas marcas de cosméticos que ofrecen productos para tratar este problema, dentro de sus líneas “terapéuticas”.
  • Aplicá un fortalecedor de uñas tres veces a la semana.
  • Evitá cortar o tirar de las escamas para que no se dañe aún más la matriz de la uña
  • Sumergí los dedos en un recipiente con agua y vinagre de manzana unos 3 minutos, dos veces a la semana.
  • Usá una lima especial que al pasarla sobre la uña la pula lentamente y saque las escamas, dejándola más lisa. No se recomienda un uso muy seguido porque la uña puede quedar demasiado finita.
  • Embebé un algodón con aceite de oliva y pásalo por las uñas para que se hidraten y sellen las escamas.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.