Ene 242018
 

Un siete de abril de 2012, Wanda Nara abandonó la exclusividad de Twitter para abrir su primera cuenta de Instagram.

Eran otros tiempos en su vida: había sido mamá de su tercer hijo, Benedicto, dos meses y medio antes, vivía en Milán, apenas conocía a Mauro Icardi como un simple compañero de equipo de su marido y seguía casada con Maxi López, aunque meses después se destaparía el escándalo por las presuntas infidelidades de él y en consecuencia, su divorcio.

Pero además, eran tiempos en los que se usaban otros filtros de Instagram, las fotos no se retocaban y los likes escaseaban. La primera foto de la rubia en la red social fue acompañada de su hermana Zaira, su fiel compañera, y su hijito Valentino, el más grande y el que según ella misma cuenta fue su confidente cuando ella se separó. La foto apenas consiguió 1.157 likes, nada comparables con los más de 100 mil que ha logrado alcanzar en algunas de sus fotos más populares.

Sin embargo, tiene algunos detalles que hasta el día de hoy Wanda conserva: mostrar la marca de sus lentes (Rayban), y también sus joyas de oro. Porque algunas cosas nunca cambian. 

Screen Shot 2018-01-24 at 2.01.31 PM

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.