Ene 252018
 

Debido a las fuertes lluvias que azotan a la ciudad y varias localidades francesas desde hace meses, el río Senna creció y sus aguas avanzan sobre las calles de París. Y por supuesto, esto trajo acarreado algunos cambios en las actividades que la ciudad ofrece para los turistas. 

Por un lado, las obras de los museos del Louvre y d’Orsay fueron colocadas a resguardo en los niveles más altos de esos edificios. En el Louvre en particular se evacuaron los pisos subterráneos también y se cerró la sección de Arte Islámico. Así mismo, el Ayuntamiento de París decretó el alerta y muchos de los paseos por este río (los célebres Bateaux-Mouches y los peniches) fueron suspendidos. Con respecto a las visitas claves como la Torre Eiffel y Notre-Dame, siguen funcionando aunque están atestadas de extensas filas de parisinos y turistas esperan su turno para tomar una foto panorámica de la ciudad inundada. Las autoridades, además, ordenaron el cierre de la sección metropolitana del RER C, uno de los tres subterráneos regionales, que costea el río.

El río Sena, cuyo nivel alcanzó hoy 5,47 metros en el centro de París y crece entre 1 o 2 centímetros por hora, tiene en vilo a la capital francesa. La calle Pompidou, que corre paralela al río, ya quedó bajo el agua. El máximo de la crecida fue previsto para el sábado, cuando podría llegar a los 6,20 metros, una decena de centímetros más que en 2016: ése fue el nivel más alto en más de un siglo y superó en más de cuatro metros su altura normal. Todo dependerá de las lluvias. En total, son quince los departamentos en estado de alerta, especialmente París y Lyon.

Fuente: Clarín

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.