Ene 262018
 

Nancy Pazos

La periodista Nancy Pazos contó que bajó 18 kilos en dos meses, con una alimentación a base de frutas, claras de huevo o huevos duro, sin harinas (como si fuera celíaca), ningún tipo de lácteos y probióticos, como suplementos. Además, un medicamento anti diabético.

 

Las críticas en las redes sociales no tardaron en llegar y nutricionistas también alertaron sobre este tipo de dietas.

 

La licenciada Viviana Viviant, autora de libros de alimentación saludable, dio su opinión al respecto.

 

“Las dietas que excluyen alimentos o que responden a una peligrosa moda en contra de algunos de ellos deberían evitarse, ya que una buena alimentación incluye todo tipo de opciones: verduras y frutas, lácteos, cereales y sus derivados, legumbres, carnes y huevo. Cada grupo de ellos, aporta nutrientes diferentes. Por eso, no hay que dejar de consumir ninguno y así otorgar diariamente al organismo todo lo que necesita para gozar de buena salud. El tip: siempre elegir los lácteos descremados, las carnes magras y los cereales integrales”, inició la licenciada.

 

“Una dieta muy baja en calorías perjudicará el metabolismo, haciéndolo más lento. Porque, como un mecanismo de supervivencia, el cuerpo, en lugar de gastar, ahorrará. Además, resultan muy monótonas y eso lleva a abandonarlas y a caer en el famoso efecto «yo yo» o «rebote» que daña aún más el metabolismo. La repercusión, en este caso, también será emocional, por la decepción de recuperar el peso perdido”, explicó Viviant.

 

“Tampoco es recomendable bajar muchos kilos en poco tiempo. El ritmo de descenso ideal son dos kilogramos o a lo sumo tres por mes. Con una dieta estrictamente hipocalórica (con menos de 1.000 calorías diarias), se pierde agua y masa muscular. Perder músculos es grave porque estos son los encargados de quemar calorías. Para conservarlos, es esencial realizar un plan con una adecuada selección de alimentos y acompañarlos con actividad física”, analizó la nutricionista.

 

“La medicación únicamente debería indicarse cuando es estrictamente necesaria y esté prescripta por un médico especializado en obesidad. Es tan riesgoso automedicarse como dejarse medicar por un pseudo especialista. De todos modos, se puede adelgazar sin medicamentos, de hecho, la base consiste en tener mejores hábitos alimentarios y un estilo de vida activo. Este es un proceso de aprendizaje que lleva tiempo pero que vale la pena transitarlo, ya que es el único camino que lleva el éxito”, comentó la profesional.

 

”El camino indicado es la modificación progresiva de las conductas y actitudes hacia la comida y que la actividad física resulte duradera y habitual. La nutrición y el ejercicio son los pilares para promover la salud y prevenir enfermedades, tomarlos muy en serio es una condición básica. Modificar hábitos cuesta. La resistencia es normal y salir de la zona de confort genera miedo e incertidumbre. Pero, gracias a la neuroplasticidad (la capacidad natural del cerebro para crear nuevas conexiones y circuitos neuronales a cualquier edad), es posible lograrlo. No obstante hay que estar bien predispuesto y tener un clara convicción”, cerró Viviant.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.