Ene 302018
 

Y un día, se le dio: Marcelo Polino conoció a la beba que lo tuvo enamorado desde el minuto uno. La beba y su padrino se vieron las caras por primera vez y el flechazo, fue mutuo. Ella no dejó de sonreir y hacerle caritas mientras que él, la sostenía en sus brazos y le hablaba con dulzura.

Aunque el periodista no suele mostrar este costado tan dulce públicamente, los que lo conocen saben que en la vida real, siempre es de esa forma con sus afectos. Esta vez, le llevó muchísimos regalos a Matilda y se ocupó personalmente de darle la ‘mema’. Su cara en esta foto, lo dice todo.

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.