Ene 312018
 

En el último tiempo, la actriz hizo varias entrevistas y en todas ellas aseguró que si bien es muy lindo estar enamorada, aprendió a disfrutar mucho de la soledad que ofrece la soltería. Y en las redes sociales, se encargó de demostrar que no mentía: viajes con amigos, tardes al aire libre con su perrito Romeo, juegos con los chicos de la fundación Pimpinela y jornadas creativas con cerámica. Pero un día, todo cambió ya que la actriz se permitió incluir a alguien en su vida.

La foto que subió a su Instagram no mostró el rostro del caballero en cuestión pero, tal como sus seguidores más perspicaces señalaron, descubrimos que se trata de Francisco Ibar, dueño de la guardería canina La Manada donde alguna vez durmió el perrito de la actriz.

En sus redes sociales, él comparte videos con tips de entrenamiento para mascotas y también, ofrece sus servicios como adiestrador. Francisco además empezó a aparecer (aunque ‘disfrazado’ por los filtros de las aplicaciones) en algunas de las historias que comparte la actriz. ¿Querés verlo?

 

 

“A veces no necesitamos alguien que nos arregle, a veces sólo necesitamos alguien que nos quiera mientras nos arreglamos nosotros mismos” JULIO CORTÁZAR

Una publicación compartida de Eugenia Tobal (@eugeniatobal) el

 

Buen día Coquiño de mi corazón @fer.borrelli testigo

Una publicación compartida de Rockdog (@lamanada) el

 

Dormir? Tas loco!-Bella

Una publicación compartida de Rockdog (@lamanada) el

 

Light

Una publicación compartida de Rockdog (@lamanada) el

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.