Ene 312018
 

El viernes por la tarde, un grupo de cinco chicas de entre 14 y 16 años protagonizó una maratón de hurtos en al menos siete locales del centro de la ciudad balnearia. Las adolescentes, de un alto poder adquisitivo, fueron detenidas en el lugar y se estima que se habían llevado un monto total de 50.000 pesos en artículos.

En julio de 2009, unos jóvenes de 19 años conmocionaron a la ciudad de Los Ángeles: revelaron que durante años ingresaron y robaron las casas de estrellas de Hollywood, como Paris Hilton, Orlando Bloom o Lindsay Lohan. El caso tomó repercusión internacional y reflejó la historia de un grupo de chicos de clase alta que apelaron a los robos con la mera necesidad de llamar la atención, de transgredir, de rendirse a su rebeldía. En base a esta historia se filmó una película, The bling ring

El último viernes cerca de las 18:30, Caterina se preparaba para afrontar las últimas dos horas hasta el cierre del local de ropa Magma, ubicado en la galería Paseo Plaza, en pleno centro de Pinamar. En ese momento, ingresaron al local dos chicas adolescentes. Estaban bien vestidas, con ropa y calzado de marca, sus pelos teñidos a la moda. Una de ellas tenía puestas unas modernas gafas negras y ambas estaban con mochilas.

«No llegaron a llevarse nada de acá. Nuestro local fue el último lugar que estuvieron antes de que las atraparan», relató Caterina. 

«Justo cuando estaban dentro de nuestro local, se vio una discusión en la puerta, del lado de afuera. Eran tres de sus amigas, que las había agarrado el empleado de la óptica de acá al lado. Les estaba diciendo que se habían robado anteojos de allí«, continuó.

Las tres chicas negaron las acusaciones.Las jóvenes salieron rápido de la galería y apuraron el paso por la calle Libertador. Justo cuando parecían perderse hacia una de las calles internas del centro de la ciudad, apareció en la calle la empleada de otra tienda de ropa. La empleada irrumpió al grito de «me robaron, esas chicas me robaron». Las adolescentes empezaron a correr. Dos de ellas lograron escaparse y la policía presente logró detener a tres.

La travesura delictiva de las cinco chicas había terminado. «Al principio se reían. Era como si no les importara que las haya detenido la policía. Estaban metidas en su mundo, hablaban entre ellas», afirmó Mariano Ludueña, el empleado de un kiosco de la zona.

Son cinco amigas que pasaban las vacaciones en Pinamar. Algunas de ellas estaban con sus propios padres, otras se quedaban de invitadas en unas casas. Todas tienen entre 14 y 16 años.

Después de pasar sus días entre la playa y las stories de las redes (algunas de ellas poseen decenas de miles de seguidores), las jóvenes decidieron robar por diversión.

«Recién en la comisaría nos pudimos encontrar con el padre de una de ellas. Estaba muerto de vergüenza el pobre. No sabía cómo pedirnos perdón. Incluso, cuando las chicas estaban robando, él estaba comiendo unos waffles a unos 20 metros de donde sucedió todo. Pobre hombre…», comentó Rodríguez.

De acuerdo al relato de la comerciante, el padre comentó que una de las adolescentes es hija del dueño de una importante cadena de comida japonesa en Buenos Aires y ese hombre le paga a su hija unos cinco viajes a Disney al año.

«Había mallas, ropa, perfumes, vestidos de verano, anteojos negros, muchas cajas de cigarrillos que se robaron de un kiosco, cuatro fundas de teléfonos iPhone. Había de todo», explicó Rodríguez sobre las cosas robadas. 

El bling ring argento. 

thebling ring

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.