Feb 132018
 

Una noticia sacudió Hollywood en medio de la lucha del “Time’s up” por los abusos contra las mujeres en la industria del cine. Jill Messick, quien había representado a la actriz Rose McGowan cuando denunció a Harvey Weinstein por violación, se quitó la vida el pasado miércoles, de acuerdo con la información que dio a conocer su familia esta semana.

La mujer de 50 años, y quien dejó a dos hijos, trabajó como agente de McGowan en 1997, cuando esta afirmó haber sido violada por Weinstein. Messick luego pasó a trabajar en Miramax, la productora de Weinstein, hasta el año 2003 produciendo “She’s All That” y “Frida”, la película en la que Salma Hayek afirmó haber sufrido toda clase de violencias por parte de Weinstein.

Messick luchaba contra la depresión y el trastorno bipolar desde hacía años, y sufría “daños colaterales” por la batalla de McGowan contra Weinstein, según dijo su familia.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.