Mar 132018
 

Hacerse un tatuaje siempre fue percibido como una decisión de por vida. Quienes no quedaban conformes o por algún motivo ya no querían mostrar un dibujo, nombre o frase sobre la piel, optaban por usar prensad que los escondan o incluso taparlos con una nueva imagen. Sin embargo, ahora existen técnicas muy efectivas para su remoción y el 80% de quienes se arrepienten ya recurren a un método activo para borrar el tatuaje en vez de ocultarlo. Desde el punto de vista médico, hay 2 soluciones con alta eficiencia: los tratamientos láser y los quirúrgicos.

La técnica de laser se practica en consultorio durante aproximadamente 20 minutos por visita, y en general, para remover la totalidad del tatuaje se necesitan entre 8 y 12 sesiones, dependiendo del tamaño y pigmentación del dibujo. Se realiza mensualmente y el tatuaje se va borrando de manera paulatina, aunque hay que tener en cuenta que el negro es el más fácil y quitar y cuántos más colores tiene la imagen, más difícil es eliminarla.

Con la técnica quirúrgica, los tatuajes se remueven de forma similar a la exéresis de un lunar. Se utiliza anestesia y es un tratamiento indoloro y ambulatorio.

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.