Abr 182018
 

Después del escándalo que había provocado con la publicación de la biografía autorizada de Lady Di, Andrew Morton volvió a la carga a días del matrimonio de su hijo, el príncipe Harry, contando la ‘verdadera historia’ de su prometida, la actriz norteamericana Meghan Markle. 

En «Meghan: una princesa de Hollywood», Morton cuenta la historia de esta mujer, que desde muy chica tuvo que enfrentarse a un mundo de discriminación y encontrar su lugar. Y es allí, en ese proceso de búsqueda de sí misma, que la muerte de Lady Di hizo su impacto.

Finalizaba el mes de agosto y arrancaba septiembre del año 1997. Meghan tenía 16 años recién cumplidos cuando la princesa Diana de Gales falleció en un terrible accidente vehicular en París, Francia. Entonces, ella estaba asistiendo a un curso de filosofía de su colegio y allí les tocó ‘tratar el tema’ y hablar de la paradoja que suponía que una persona que había dado tanto por la gente muriera en un burdo accidente automovilístico.

«Ella y sus amigos miraron el funeral de Diana, princesa de Gales, a comienzos de septiembre de 1997, con lágrimas cayendo por sus mejillas cuando las cámaras le hicieron zoom al cajón real. Entre las flores blancas que lo adornaban, había un sobre con una palabra, ‘mami’, que contenía la última carta del príncipe Harry para su adorada madre. Meghan no fue la única en preguntarse cómo esta tragedia podía haberle ocurrido a un ícono viviente; docenas de teorías conspirativas llenaron la internet y millones en todos lados trataron de darle así sentido a algo que no lo tenía. Tampoco fue la primera en sentir la pérdida de Diana de forma personal. Después de escuchar sobre la tragedia, ella y su amiga Suzy Ardakani se sentaron a mirar viejos videos de la boda en 1981 entre Lady Di y el príncipe Charles. De acuerdo con amigos de la familia, ella estaba intrigada por Diana no sólo por su estilo sino por su misión humanitaria independiente, la veía como a un modelo a seguir. Inspirada por la princesa, ella y su amiga Suzy juntaron ropa y juguetes por los chicos menos privilegiados. De hecho, ella tenía tanto interés por la princesa que la madre de Suzy, Sonia, incluso le dio una copia de mi biografía ‘Diana, su verdadera historia’, que permaneció en su biblioteca por los próximos años. Como su amiga de la infancia Nanaki Priddy observó: ‘ella siempre estuvo fascinada por la Familia Real. Ella quiere ser la Princesa Diana 2.0′», escribió Morton en uno de los pasajes del libro, que ya fue éxito de ventas en Reino Unido.

meghan-andrew-morton-1523914158

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.