Abr 192018
 

 Ante todo, hay que saber que el sarampión es una enfermedad viral, potencialmente grave, transmisible y extremadamente contagiosa. Entre sus síntomas principales se destacan la fiebre alta, secreción nasal, tos, conjuntivitis, manchas blancas en el interior de las mejillas y erupción que inicia en la cara y el cuello, aunque luego se expande. 

Es muy importante tener en cuenta que puede tener complicaciones muy serias que incluyen cuadros de diarrea, neumonía, laringotraqueobronquitis, convulsiones y ocasionalmente, la muerte. También puede dejar secuelas como la ceguera y trastornos neurológicos crónicos.

De aquí la importancia de mantener al día el calendario de vacunación de nuestros hijos. La del sarampión es obligatoria y debe ser aplicada a los niños al cumplir el año de vida con un refuerzo al ingreso escolar.

Para más información, consultar ACÁ.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.