Abr 192018
 

A la Academia Sueca no se podía renunciar, pero el escándalo de Katarina Frostenson y su marido obligó a la Casa Real a tomar medidas drásticas.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.