Abr 222018
 

La protagonista de esta historia se llamaba Nabi Tajima y tenia 117 años. Proveniente de la ciudad de Kikai, en el sur de Japón, la mujer falleció en un hospital del lugar la noche del sábado, según lo anunció Susumu Yoshiyuki, funcionario municipal.

Autoridades confirmaron que Nabj tenía más de 160 descendientes, entre los que se encontraban hasta tataranietos nietos.

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.