Abr 242018
 

«Cuando ellos se van del lugar, nos despedimos y nos invitan a fumar al hotel, les digo que también podemos ir a tomar una birra a algún lugar, pero terminamos yendo al hotel, charlamos, fumamos, era tarde, me dormía sentada, nos invitaron a quedarnos, ahí es cuando Franco (Salvador) me habla, me dice que me acueste, lo hago, realmente no podía moverme para irme a dormir a otro lado. En el momento que me acuesto comienzo a dormirme, siento su mano en mi vientre, lo saco, me fui quedando dormida. Cuando me despierto, me había sacado el pantalón y tenía la bombacha bajada«, relató la víctima.

Ante esta denuncia, Pez escribió un comunicado en su cuenta de Facebook en el que hizo una defensa de Fósforo, el baterista de la banda, y acusado de ser el abusador.

«Primero queremos pedir disculpas por tardar dos días en contestar. Pensamos mucho y hablamos entre nosotros, con familia y amigos, con nuestras compañeras. Queremos ser claros y precisos. Defendemos las luchas de las mujeres, queremos un mundo que reconozca sus derechos sin mediaciones y creemos que la cultura debe ser un ámbito más para lograrlo. Es honesto decir que lo primero que nos sale como impulso es hablar de quienes somos como banda, de las ideas que expresamos en nuestra lírica y en nuestra vida cotidiana«, comenzaron.

«Sobre el hecho de abuso y violencia relatado en la publicación sólo corresponde decir, de forma pública, que no existió. Tampoco hubo relación sexual, ni consentida ni no consentida: no hubo relación sexual. Gracias a largas décadas de lucha de las mujeres hoy como sociedad empezamos a cambiar el paradigma de la cultura machista. Los movimientos de esta naturaleza requieren demoler las viejas estructuras simbólicas y aprender a construir nuevas bases para el futuro. Los roles, las expectativas, las subjetividades y hasta lo que percibimos en nuestros vínculos con los otros sufren quiebres profundos«, continuaron.

Finalmente, se lavaron las manos con respecto a la actitud de su compañero de la banda: «No vamos a escondernos ni a mirar para otro lado. Sabemos que la relación entre músicos y seguidores, muy especialmente seguidoras, supone una base desigual que en muchos casos puede reproducir patrones patriarcales. El rock arrastra una larga historia de casos así. Asumimos el compromiso de revisar cómo se construyen estos vínculos y queremos aportar a este debate. Estamos a disposición para lo que necesiten y esperamos que todo esto se aclare lo más rápido posible. PAZ AMOR LIBERTAD RESPETO. PEZ«.

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.