Abr 262018
 

El protagonista de esta historia no sabe bien si es un afortunado o un perfecto desafortunado. Se llama Dylan McWilliams, tiene 20 años, es americano y en menos de cuatro años le ha pasado de todo.

La semana pasada Dylan McWilliams estaba nadando en la playa de Poipu, en la isla de Hawai. En un momento, advirtió algo raro alrededor de su pierna. Era un tiburón, que comenzó a darle entalladas. En ese momento, Dylan comenzó a dar brazadas a toda velocidad. La orilla no estaba lejo,s pero el trayecto se le hizo eterno. Cuando consiguió llegar comprobó que estaba herido en una pierna y también en la cabeza. En principio nada grave.

Sin embargo, este joven de Colorado acumula otros dos ataques más de animales. No hace mucho fue atacado también por una serpiente cascabel en Utah. El reptiil consiguió clavarle los colmillos e inyectarle una pequeña cantidad de veneno en su pierna. Gracias a la rápida reacción que tuvieron los sanitarios que le atendieron, el estadounidense no sufrió grandes consecuencias y tan solo estuvo enfermo durante unos días. Y este verano, Dylan fue atacado por un oso. Estaba alojado en un campamento de Colorado cuando un oso le agarró por la cabeza. «Luché lo mejor que pude, mientras me estaba atacando pude escapar», ha relatado Dylan. 

Pese a todos estos ataques, el joven norteamericano sigue vivo. En menos de cuatro años, este joven de Colorado ha sido atacado por una serpiente de cascabel, por un oso y un tiburón. Sus padres agradecen cada día que esté vivo. Y le sugieren que si está más en casa, no pasa nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:cope.es

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.