Jul 122018
 

@eugeaiello

“Recién me acaban de tocar el timbre, atiendo y me dicen que vienen de un diario a hacerme una nota. ¡Me olvidé completamente! Me puse a limpiar y saqué todo… o no“: así anunciaba en las redes el youtuber del momento, Martín Cirio alias “La Faraona”, la visita de DiarioShow.com a su casa. El influencer recibió a este portal en su amplio y luminoso monoambiente, la “cocina” de todos sus videos y ocurrencias. En el mismo sillón donde se sienta para grabar su consultorio junto a su aliado, el peluche de dinosaurio, el instagramer charló (o mejor dicho, “ventiló”) detalles del detrás de escena y de su convivencia con su reciente fama.

Ahora me está pegando bien ser famoso. Tuve ese momento de explosión en el que hice un montón de shows, giras y presencias. Venía de estar viajando súper tranqui, relajado y trabajando poco y pasé a laburar todos los días con un nivel de exposición alto. Yo empecé a crecer y a ser conocido cuando vivía en el exterior. Pero allá no experimentaba nada de todo lo que pasaba acá“, explicó Cirio.

Quién es “La Faraona”

Su personaje, es furor entre los jóvenes adultos de entre 20 y 35 años aproximadamente, quienes no estaban familiarizados con el ambiente “youtuber” ya que este tiene contenido pensado para los adolescentes. Cirio empezó con su canal hace cuatro años y con mucho trabajo y creatividad, consiguió los más de 300 mil seguidores en Instagram que tiene hoy en día y los casi 200 mil en YouTube. “Estaba en India hace cuatro años y me estaba por volver a Argentina a trabajar de profesor de inglés, pero quería hacer un proyecto en YouTube que fuese creativo y diferente. Algo que no sea sólo yo hablando frente a la cámara como hacían los demás youtubers. Quería tener una excusa para hacerlo y se me ocurrió que la gente me mandara consultas. O sea, prendí la cámara para responder preguntas, para un servicio. Después se fue disparando para todos lados, con videos reacción y de viajes”.

“La Faraona”, un éxito en YouTube

“La Faraona” tiene un humor escatológico e irónico. Detrás de sus chistes, se esconden críticas a la sociedad, sobre todo al machismo. En su consultorio, responde las preguntas (generalmente sexuales) que le mandan sus seguidores, pero al mismo tiempo cuenta sobre su vida privada. Además, lanzó dos canciones: “My feto will go on” y “Mate alert”. Ambas obtuvieron el puesto número uno en las lista de “Los más virales” de Spotify Argentina en la primera semana de su publicación.

‘La Faraona’ es un personaje, no soy yo, obvio que tiene mucho de mí, pero ella somos todos cuando estamos ahí arriba y sentimos que podemos lidiar con cualquier cosa. Ella es así todo el tiempo, uno tiene sólo momentos de eso. Cuando estoy deprimido es el momento más claro en donde ‘La Faraona’ para. Me es muy difícil hacer ‘historias’ así. Yo tiendo naturalmente a la tristeza y melancolía. Apago todo y sólo me pongo música”, contó.



La razón del éxito

Me crecieron los seguidores exponencialmente a fines de marzo, que tenía 55 mil. Pasaron 15 días y tenía 100 mil. Después pasó lo de More Rial (el escándalo de las historias de Instagram sobre su relación con Jorge Rial) que fue una explosión para mí”, explicó Cirio. Mediante su cuenta de Instagram, el influencer comentaba los problemas de la joven con hilarantes expresiones y a la gente le fascinó su actitud: “Se empezó a correr una bola y los seguidores me empezaron a crecer 50 mil por semana. A los 15 días festejé los 200 mil followers cuando llegar a los 100 mil me llevó dos años construirlos. Es enorme y una locura. Ahora ya no está More en las noticias y crezco por mí”.

El sello de originalidad del influencer es precisamente ese: sus expresiones. La forma en la que habla, estirando las sílabas, como también las frases que utiliza, hacen que la gente lo siga aún más. No es casualidad que la mayoría de sus seguidores estén hablando como él. Uno de sus latiguillos más conocidos, “O sí…o no”, ya es ampliamente utilizado por los jóvenes adultos. “Es una locura que hayan empezado a hablar como yo. Mis expresiones son cosas que me salen y que me parecen muy divertidas y todo el mundo lo adopta. Es una locura que todos estén con el ‘O no’ y el ‘O sí’, ‘#Morbos’. Es hermoso y no lo planeé. Todo el tiempo creo cosas nuevas”, dijo emocionado.

Martín Cirio, la cara detrás de “La Faraona”

Pero Cirio explicó que sus seguidores lo eligen por algo más: “En Instagram la mayoría muestra una vida perfecta. Y en YouTube los que crean contenido apuntan a un público de chicos: en el medio entre teens y adultos no hay nada. Ahora estoy cubriendo ese nicho, los pibes de entre 25 y 35 años, a los que les doy contenido real y verdadero. Si cog…, salgo y lo digo. Si estoy despeinado, lo subo igual. No soy un instragramer que postea la vida perfecta y sus viajes. La gente compra que yo hago lo mismo que todos”.

El influencer casi que no tiene vida íntima. Sus seguidores, llamados “Farafans”, saben sus gustos, cuándo se levanta, cuándo sale, qué comió y cuándo tuvo relaciones sexuales. “Es mi vida y no tengo nada de qué avergonzarme. Yo muestro todo porque quiero dar el mensaje de que no tenemos nada por lo que avergonzarnos. Mi viejo se murió de cáncer, era borracho, cuando entraba a mi casa lo encontraba tirado en el living… siempre nos pasan cosas en la vida. Es como hablar de mis hemorroides. ¡Relajemos! Basta de que nos de vergüenza todo”.

“La gente compra que yo hago lo mismo que todos”

Las críticas

Pero no tener filtros a la hora de hablar le ha hecho ganar enemigo. El youtuber es amado y odiado. Sus haters lo acusan de “transfóbico” y “homofóbico” por algunos comentarios que según él fueron malinterpretados por “tomarlos de manera literal“: “Mi estilo es humorístico. Si todo te lo tomás literal sos un boludo y tus críticas me chupan un huevo. Es gente que me odia y muy resentida también. El 90% de personas en el mundo tiene un trabajo que no les gusta, se conforman y dicen que ‘nunca se podrán dedicar a ser actor o pintar’. Obviamente genera envidia la persona que sí hace lo que le gusta. Si vos me estás criticando porque soy un transfóbico, gordofóbico, o lo que sea, hacé tu canal, hacé tus videos, bajá otra línea y hacé algo vos”.

“La Faraona”, amada y odiada

Los que te critican esperan que el otro sea perfecto, luches por todas las causas sociales: que seas vegano, que rescates perros de la calle, que estés en contra del aborto, que salves mujeres. ¡Pará un poco! Cada uno tiene su lucha, no puedo estar en todo”, agregó.

Sus amores

En cada video, nombra a “Nacho“, un hombre con el que mantuvo una relación amorosa que lo marcó para siempre. Su ex, lo engañó a los dos meses de noviazgo con varias personas y esto lastimó bastante al influencer. Hoy en día, mediante la sanación provista por el tiempo, lo ve de una forma diferente: “Mucha gente piensa que yo sigo enganchado con Nacho y no entienden que a mí me sirve mucho para el personaje. A Nacho no lo odio, me chupa un huevo lo que pasó con él. Ahora después de tanto tiempo me doy cuenta de que no existe la pareja cerrada y que la fidelidad es todo una mentira. Y sí, Nacho se acostó con otros y está bien. En ese momento me puse en un lugar en donde lo juzgué, en donde lo miraba ‘de arriba’ y capaz yo pensaba en otros. Es más, si lo veo en la calle capaz que lo abrazaría”.



A pesar de su fama en aumento, su ex no se volvió a comunicar con él, aunque amigos de Nacho hablaron con Cirio: “No sé si eran amigos reales, pero me dijeron que él quería ir al show pero que tenía miedo que lo tomara de punto. ¡Imaginate si lo tenía a Nacho en un show! Obvio que lo iba a tomar de punto“.

También mantuvo un vínculo cercano con un hombre de nacionalidad griega a quien conoció en un viaje a Egipto, pero ahora está disfrutando de su soltería y conociendo gente: “Con la fama tengo más levante pero yo estoy mucho más reacio. Me pasó que un pibe que era súper lindo con el que me veía, lo único que quería era que lo arrobe en una historia. ¡Fue muy raro! Todo esto es muy nuevo para mí. Trato de elegir bien la gente con la que estoy. ¡Por eso estoy cog… muy poco!”.

A pesar de su poca confianza en la fidelidad, reveló: “A veces pienso que me gustaría tener novio. Como todo el mundo yo tengo un lado re convencional. Pero creo que lo quiero ‘mentalmente’ porque cuando lo tenga realmente seguro diga: ‘Qué paja’“.

El rasgo característico de “La Faraona” es su peluca rubia y despeinada

El futuro

Martín Cirio es el fenómeno viral de 2018. Las oportunidades laborales le llueven y son cada vez más importantes. Fuera del mundo digital, al humorista lo empezaron a tentar con propuestas de los medios tradicionales: “Ahora mi carrera está explotando y todo esto me está llevando por lugares que no pensaba, lo vivo día a día. Estoy por hacer una miniserie y me ofrecieron para hacer radio en un programa muy conocido. Pero no sé si quiero pertenecer a los medios tradicionales, porque todo eso está muerto. Quizás si me interesa por un tema de masividad, como le pasó a Jey Mammon. En mis shows está lo que me deja plata en serio. Además, es lo que quiero y lo que me gusta. Mis espectáculos siempre están primero, todos lo demás va después”. Tanto éxito tiene Cirio entre la juventud, que sus shows están todos agotados.

“No existe la pareja cerrada y la fidelidad es todo una mentira”

A pesar de la fama y el fanatismo por su persona, el instagramer está con los pies en la tierra: “Soy muy consciente de que todo esto es volátil. No me la creo onda ‘llegué para quedarme’. Todo pasa. No me siento famoso, ni en pedo. Soy consciente de lo que está pasando pero no me siento en esa categoría. Yo sigo siendo yo”.

El glosario de “La Faraona”, explicado por “La Faraona”

MARIANA: Cuando ves en Facebook a una persona que hace un estado que te da entre vergüenza ajena y fascinación por seguir leyendo. Eso es una Mariana. Cuando ventilás algo que decís en un contexto privado.

TOALLA DE OGT: Todo empezó en la casa de mi vieja. Cada vez que la voy a visitar voy al baño y veo que al lado del bidet tiene un colgante con una carita sonriente y una toalla rosa que es la toalla que usás para secarte el cu… Todo tan lindo para eso.

AGUAS AGUAS AGUAS: No soy el creador de esta frase, la amplifiqué nada más. Es una referencia a un capítulo del “Chavo del ocho“. De hecho, mucha gente no sabe eso. Ahora lo empezaron a usar todos. Por ejemplo, me mandan capturas de pantalla en las que muestran que cuando le cuentan a alguien una noticia, la forma de anunciarla es con “Aguas aguas aguas“.

TENÉS UNA HUMILDAD QUE ME PONE DE RODILLAS: No es una frase mía. Viene de una Mariana que puso eso. ¡Me pareció tan bueno! ¡Y todo el mundo lo usa ahora!

ESTAR DEL ORT…: Estar meláncolico, triste, deprimido.

FACHA PERO BUENA MUCHACHA: Hago videos de reacción a Tinder y una chica de ahí en su perfil decía “Soy facha pero buena muchacha”. Me causó gracia la frase.

 

 

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.