Sep 212018
 

«Naturaleza Salvaje» mostrará la fauna y flora de nuestro país e incluirá paisajes tan disímiles como el norte y la Patagonia de la Argentina.

«Estoy muy contento y ansioso de ver cómo reacciona la gente con esto que hemos hecho con tanto amor. Si tuviera que definir a ‘Naturaleza Salvaje’ con una palabra sería ‘amor’«, afirmó Federico Amador.

Luego de recorrer todo el país en camioneta, a la hora de definir cuál fue su lugar favorito de nuestro país, explicó: «Mi lugar favorito fue Malargüe en Mendoza. Córdoba también igual. Sinceramente, tenemos un país maravilloso pero Malargüe es un lugar mágico. Los paisajes que tiene, los lugares que tiene. Después me meto en la selva, la magia de la fauna y de la flora que hay ahí es una cosa de locos«.

Con respecto a su acercamiento extremo con animales peligrosos como la víbora yarará o la araña bananera continuó: «No hay que tenerle miedo a los animales pero sí respeto. Hay que mantener distancia. Yo me acerco para que sea más didáctico para los niños, para que se queden mirando. Si yo muestro la araña que camina sola, a lo lejos, los chicos no se quedan. Yo quiero que el chico se quede. No quiero llegar a los grandes, quiero llegar a los chicos. Por eso es que viene la manipulación. Lleva un entrenamiento, muchos años«.

«Estuve muchos años estudiando y entrenando a las serpientes. La manipulación, en realidad, es un detalle. Me pasé años estudiándolas.  Mi interés por los animales viene desde muy chico, me pasaba el día trepado a los árboles, en la tierra, con los bichos. Es algo que me parece innato. Creo que todos los tenemos. Hay que descubrirlo nada más«, agregó.

Finalmente, el actor confesó que le transmitió a sus hijos esta curiosidad por la naturaleza y que a Flor Bertotti, su mujer, no le quedó otra que acoplarse: «Mis hijos son más salvajes que yo. Disfrutan de la naturaleza. Y a Flor le está gustando, ya se contagió ella también«.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.